21.4.10

Poema de Alejandro Drewes



En el séptimo sueño desnuda y clara te revelaras
sobre tu vientre terso todas las flores
tus ritmos ajenos a la mutación de todas las formas.

Tu esencia se escapa como arena de tiempo
mujer – pájaro: ¿qué extraños países habitas ahora?
Al fin del último sueño evaporada, única radiante niebla.

© Alejandro Drewes

11 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Me pasa que encuentro esto en tu poesía, pureza, sensualidad,una mano suave que lleva hasta el final.
Un abracito amigo.

Lily

22.4.10  
Anonymous Anónimo said...

David Antonio Sorbille dijo...
Magnífica poesía, Alejandro. Un abrazo.

22.4.10  
Anonymous Anónimo said...

Delicada sensualidad en un retrato de mujer.Hermoso .
Un abrazo,
Juany Rojas

22.4.10  
Anonymous Anónimo said...

¡Qué magnífico poema, delicado y magnífico a la vez! Bueno, sos un extraordinario poeta, ésto lo sé desde hace mucho y aunque a veces andemos caminos diferentes mi corazón siempre está cercano a tu poesía. Gracias, Alejandro.

Jorge Luis Estrella

23.4.10  
Anonymous Anónimo said...

Exquisito, estimado Alejandro!
Un acierto al alma. Muy bueno.

éxitos
Cristian Gentile

23.4.10  
Blogger Silvia Loustau said...

Como un tul de viento, así se extiede tu palabra.
Un abrazo, de



Silvia Loustau

23.4.10  
Anonymous Anónimo said...

Sensualidad y sutileza en su justa medida. Que no es poco.
Abrazo
Alicia Perrig

24.4.10  
Blogger deliteraturayalgomas-2 said...

Mágico y sensual poema y una imagen que se adhiere como formando parte de él.
Saludos para alejandro y Gus
Betty

26.4.10  
Anonymous Anónimo said...

Bellísimas imágenes en un bello canto de amor.
Felicitaciones, Alejandro, y un gran abrazo
María Rosa León

26.4.10  
Blogger Cecilia Ortiz said...

No es poco, es verdad.

Un gran abrazo

Cecilia

26.4.10  
Blogger galáctica said...

Querido Alejandro: ya te mandé otro comentario pero no salió, no sé por qué ,tal vez alguna equivocación mía.Este poema de fuerza onírica capta la energía del ser amado, más allá de cualquier plano,( vida -muerte, realidad- fantasía, memoria -presente) "tus ritmos ajenos a la mutación de todas las formas"y la despliega en toda su belleza(¿imposible?)"al fin del último sueño". La pintura de Ofelia con su fantasmal belleza que eligió Gustavo es adecuadísima. El poema junto con esta pintura son una pequeña gran obra maestra que se ensambla a la perfección. Gracias por bucear en otras dimensiones y traer tanto de ellas.Saludos poéticos Irene Marks

2.5.10  

Publicar un comentario

<< Home