14.5.10

Poema de Jorge Paolantonio


en casa

… mis palabras sobre el amor
suben hasta tu pecho
y resucitan la cansada penumbra …
Héctor Miguel Ángeli, A orillas del fuego.



en casa la tibieza
tiene azúcar y naranjas
justo equilibrio en cuerda tensa
que sortea la mirada de los gatos

danzamos con objetos rotos
jugamos a no vernos en espejos
celebramos el amor a gritos
no lloramos muertos
decimos de a poco
decimos de todo
decimos ya sin miedo

nada es perfecto
si la pasión ahoga

para eso están la zona gris
.......................... tus hamacas al río

© Jorge Paolantonio

17 Comments:

Blogger RICARDO JUAN BENITEZ said...

Jorge em encantó tu delicada poesía.

14.5.10  
Blogger Eduardo said...

Jorge
un melancólico poema que llega al corazón. Gracias por esta hermosura que me recuerda momentos dulces de la infancia. Con todo mi cariño. Eduardo Chaves

14.5.10  
Anonymous Anónimo said...

Desde el epígrafe con esos bellos poemas de Héctor Ángeli, puede decirse, Jorge, que ésta es una reunión de dos grandes.
¡Me encantó tu poema!
Aplausos y abrazos
María Rosa León

14.5.10  
Anonymous Anónimo said...

Poema que sugiere de la mejor manera, endulza con sabor a naranjas y nos deja en una zona gris con las hamacas al río. Excelente, me encantó. Un abrazo.

Jorge Luis Estrella

14.5.10  
Anonymous Anónimo said...

Con el primer poema que me enfrenté y fue maravilloso, como abrir una ventana al día. Conozco su obra por una amiga que siempre lo nombra.

Andrea Casas.

15.5.10  
Anonymous Anónimo said...

Hermoso poema Jorge.
¡Cuánto dice esa trama delicada y bella! Alda Salzarulo

15.5.10  
Blogger Silvia Loustau said...

A esas palabras que hacés brillar con tu oficio de poeta, com decia Pavese, mis felicitaciones.
Afecttuosamente,

Silvia Loustau

15.5.10  
Anonymous Anónimo said...

Un poema perfumado de calidez y dulzura de naranjas, pleno de detalles de hogar.Hermoso.
Un abrazo, Juany Rojas

15.5.10  
Blogger Mónica Angelino said...

Muy bueno! Gran nostalgia.

Saludosssss

15.5.10  
Blogger Liliana Lucki said...

Es releida varias veces.

Hasta llegar a captar la suavidad.

Me queda el sabor,incluso,de la naranja.

Hermoso poema.

Saluda Liliana

15.5.10  
Anonymous Anónimo said...

Mmmm! Huelo a naranjas.
Abrazo
Alicia Perrig

16.5.10  
Anonymous cwie said...

Gracias amigo!!!!!

16.5.10  
Blogger Leonor Mauvecin said...

Hermoso poema que celebra la vida con todos sus colores Un abrazo Leonor

18.5.10  
Blogger Amalia said...

Hermoso poema, Jorge!. Lo recibí como otro perfume sobre el amor: el aroma, la dulzura,lo que encuentra un sabio equilibrio, la palabra como aliento de vida y esas hamacas frente al río, como metáfora para mí, de aquello que puede ser compartido o preservado como singularidad.Me encantó!!!.Un abrazo grande. Amalia Zacoutegui

18.5.10  
Blogger Nerina Thomas said...

Me hamaqué todo el tiempo, mientras lo deleité.
Felicitaciones!!

19.5.10  
Anonymous Anónimo said...

Entre las naranjas y las palabras, en las hamacas frente al río encontré el equilibrio perfecto!
Bello poema, Jorge,
Un abrazo, Montse Bertrán

20.5.10  
Blogger Benjamin Mejias Caris said...

Una bella poesía repleta de aromas.
Felicitaciones.

20.5.10  

Publicar un comentario

<< Home