28.6.10

Poema de Jorge Paolantonio


la mesa

cada vez el espacio es más de hiedra

el jardín es una canción abierta
a la corona solar bajo la nube

un pasaje conduce hasta la mesa a la que todos se sientan

en una hora de aire incierto
las manos se han fundido por la palmas
para sentir que no pueden separarse

alguien ha puesto un plato
con un membrillo abierto en dos mitades

¿quién quiere el corazón del dulce?
¿quién quiere el corazón?

una voz asevera que estarán siempre juntos
las cabezas se inclinan

leves criaturas han tejido risas que se alejan


© Jorge Paolantonio

6 Comments:

Blogger Nerina Thomas said...

Muy bueno!! Qué metáfora perfecta!!
un abrazo

28.6.10  
Anonymous Anónimo said...

Cuando leo tus poemas no puedo dejarte afuera de ellos, conozco tu forma de ser, lo sensible que sos a la familia, los afectos, las cosas...una mesa para dejar allí, donde el recuerdo encuentra su mejor rincón.Un abrazo.

Lily

28.6.10  
Blogger ©Claudia Isabel said...

excelente!
el final me encantó!

29.6.10  
Blogger macedonianos said...

muy bueno, R. Palacios

29.6.10  
Anonymous Anónimo said...

Hay algo sacro y también algo mágico en este poema, las cabezas inclinadas sugieren recogimiento, oración. Hermoso.
Un abrazo,
Juany Rojas

1.7.10  
Anonymous Anónimo said...

Hermoso poema! con la mesa tendida para saborear el membriillo y el amor, la poesía!
Montse Bertrán

1.7.10  

Publicar un comentario

<< Home