17.10.10

Poema de Jorge Paolantonio


de mi padre

del hombre apacible sólo hay un retrato
sentado . grave . sereno
de medio cuerpo apuntando hacia una luz de estudio
su rostro robado de una fotografía
mira
sin expresión alguna
a quienes pasan por esa galería de banco de provincia
y todos ignoran
detrás del corbatón de seda
que el alfiler le pincha el corazón

sólo algún portero que le conoció de cerca
sabe cuánto odiaba los cuellos almidonados
la desidia de algunas culonas y la falta de imaginación

alguna vez he ido
expresamente a verlo
a tratar de hallar en la pintura
la risa que inundaba su visión de la vida

no he podido encontrarla
y con tanto peso muerto
dejé de preguntarme
si sus ojos son iguales a los míos
capaces de asesinar con inocencia
esas miradas indiferentes que pasan y pasan
sin verlo

© Jorge Paolantonio

15 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Me encanta este poema, como tus otros poemas pero recién decía en el comentario a María Paula que hoy hace 6 años de la muerte de mi padre y entonces cada cosa que se dice sobre el tema, lo percibo como un pinchazo del alfiler que detrás del corbatón de seda, tocaba el corazón de tu padre. Un abrazo amigo querido.

Lily Chavez

17.10.10  
Blogger Songo said...

Al haber menos poemas al padre, cada uno deviene un testimonio que desgarra...
Poeta, te felicito.

17.10.10  
Anonymous Anónimo said...

QUERIDO SIEMPRE JORGE: gracias por tus palabras. Cómo no juntar las emociones y sentirse vestido con una ropa que calma la piel, y es ella la poesía. Tu poema también me ha conmovido tanto... y es que las pérdidas nos rearman!!!y se arman las imágenes y nos vemos y los vemos.y también te abrazo y se abrazan nuestros versos. Te quiero mucho. María Paula Mones Ruiz
María Paula

17.10.10  
Anonymous Anónimo said...

La muerte nunca puede contra el amor, Jorge.
Aplausos por tu poema y un gran abrazo
María Rosa León

17.10.10  
Anonymous Anónimo said...

un mundo desapercibido por quien mira sin viajar
decifrado por el ojo del poeta
pablo queralt

17.10.10  
Anonymous Anónimo said...

Jorge, tu poema me ha llegado profundo al corazón y ese dolor...en los ojos del padre, en los ojos del hijo, aún así también hay mucho amor en este poema.
Un abrazo grande,
Juany Rojas

18.10.10  
Anonymous Anónimo said...

me gusta este poema ,encuentro dos frases magnificas ,la del corbatón de seda cuyo alfiler pincha el corazón ante la ignorancia de todos y la de ojos capaces de asesinar con la inocencia!!! todo un hallazgo besos y felicitaciones

18.10.10  
Anonymous Anónimo said...

Me hago eco del coemntario anterior y también siento estar frente a un hallasgo, un gran poema de metáfora bellas que no caen en la metáfora por la simple metáfora, sino todo lo contario, donde el poeta puso la mirada en un simple portaretrato del cual arrancó un poema, un poema de las profundidades de la realidad. Lucas Andrín.

19.10.10  
Anonymous silvialoustau said...

Excelentísmo poema,comparto ese sentimineto de amor y por moentos de lejanía.
Un abrazo,

Silvia Loustau

20.10.10  
Anonymous betty badaui said...

Jorge, traspaso tu poema y casi imagino a tu padre. Me conmueve esta lectura que me trae nostalgias plenas de calidez.
Un gran abrazo
Betty

20.10.10  
Blogger diana poblet said...

Ese morir o matar del cotidiano, lo ignoto, lo que nadie sabe porque será sólo de tu herencia.

y todos ignoran
detrás del corbatón de seda
que el alfiler le pincha el corazón

y todos ignoran que nunca encontrarás lo que tanto conocías porque esa cápsula de tiempo sólo le pertenece a tu memoria.

Hemoso poema.
Con mi abrazo,
d.

20.10.10  
Anonymous Milagros Rodríguez said...

Hermoso poema! imaginación es lo que te sobra y además originalidad

21.10.10  
Anonymous Anónimo said...

David Antonio Sorbille dijo...
Magnífico poema Jorge. Un placer leerte.

22.10.10  
Anonymous Anónimo said...

Este poema me resultó complejo además de magnífico y pleno de sentimiento. Tiene esa fértil complejidad de las obras importantes que dicen mucho y de la mejor manera. Hay un cuadro del padre que la gente no mira y la indiferencia, la falta de imaginación, la desidia, y todas las demás desgracias que los demás aportan, pinchan el corazón del padre y hacen aflorar una mirada "inocente" con ganas de asesinar.
Estupendo poema de antología.

Jorge Luis Estrella

28.10.10  
Blogger Nerina Thomas said...

Felicitaciones!!
Brillante!!
Un cariño

31.10.10  

Publicar un comentario

<< Home