8.1.11

Poema de Alejandro Drewes


Tan antiguos mundos me reclaman desde el sueño,
antiguas vidas en clausura, abismos del Karma.
Lejana tierra poblada de duendes, ligeros susurros.


© Alejandro Drewes

10 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Te lo dije otras veces, pero esta brevedad me puede en tu poesía, es como poner en un recuadro la magia de las palabras y conservarlas por siempre. Un abrazo, feliz 2011, en cualquier momentito te llamo amigo.

Lily Chavez

8.1.11  
Anonymous Anónimo said...

La magia de lo onírico y su sabiduría pueblan tu poesía, en la que se advierte una búsqueda profunda, sin límites. Saludos poéticos Irene Marks

9.1.11  
Anonymous Anónimo said...

Lily querida, te vuelvo a agradecer tu lectura, que hoy me acompaña, y el tiempo dedicado al poema; y siempre el afecto, en medio del torbellino de la vida.

Un fuerte abrazo
PS
En un mensaje a tu correo personal va mi nuevo fono.

Ale

9.1.11  
Blogger Marcelo Luna said...

Querido Ale:
Poema que me dejò con un regusto especial, con ganas de seguir leyendo, le faltarìa un correlato, es màgico y misterioso, conceptual y de otra...
Abrazos mil
Marce.

10.1.11  
Blogger Nerina Thomas said...

Grande Ale!!
te quiero!!

10.1.11  
Anonymous Anónimo said...

Querido Alejandro
¡Cómo no te voy a recordar! por cierto que sí y con mucho cariño.
Este poema,muy propio de tu estilo, sintético,sin embargo profundo, me lleva la reflexión de una posible "otra vida" que se asoma a través del sueño o delpresentimiento.
Un abrazo grande y mis deseos de mucho éxito, cariño, salud y creatividad en este nuevo año.
Tu amiga,
Juany Rojas

11.1.11  
Anonymous Sonia Quevedo said...

Al registrar la mente la transmigración de las almas, oculta las memorias preservando la esencia sin dañar duendes ni susurros.
Enorme poema.

14.1.11  
Anonymous Anónimo said...

la vigilia del hablante en estado de poyesis es reclamada desde el sueño, pero también ese lejano ámbito nocturnal y prelógico de lo onírico es reclamado por el diurno reflujo del nuevo despertar, tan extraño y lejano o más extraño que el otro
Rubén Vedovaldi

16.1.11  
Blogger Rubén Gómez said...

Poema de destino y desatino.
Gracias.

Un abrazo.

17.1.11  
Anonymous Anónimo said...

Estimado Alejandro: al leer tu poema uno siente la misteriosa presencia de lo inefable. Sus palabras son como las cuerdas de un instrumento que nos permite escuchar una extraña melodía. Felicitaciones. Horacio Laitano

22.1.11  

Publicar un comentario

<< Home