14.4.10

Poema de María Sangüesa


BAHÍA

Buscas la calma de la tarde en la bahía
que cobija tu vida de tormentas,
mientras de espaldas a la luz navegas.

Te ciega lo fulgente de las aguas
que enciende allá el ocaso. Y no deseas
mirar al faro en la escollera.

Sus destellos te avisan de altos riesgos
envueltos en sombras, ensueños, recuerdos…
Un nombre de mujer entre los labios
que de tan larga ausencia se te agrietan.

Pronuncias otro nombre y ennegrece
tu apagado horizonte la tormenta.
Buscas la calma de la tarde en la bahía,
mientras tu barca encalla entre sus peñas.

Sabes que no es un juego lo que sientes
si escapas de su canto de sirena,
pues te envuelve, te sigue, te persigue…
Aunque remes en contra, aunque no quieras.

© María Sangüesa

4 Comments:

Blogger Mario Alberto Manuel Vázquez said...

Escribir es una manera de remar en contra, a veces sin quererlo, una forma de elevar el grito contra el viento... Ese viento de los amores que ineludiblemente nos llevan donde quieren, quizás para recordarnos que estamos vivos, aunque duela.
Un abrazo desde Salta

14.4.10  
Blogger Tony said...

El enamoramiento hecho poesía. Ir aún a sabiendas del peligro hacia donde te llaman los cantos de sirena. Hermoso. Un abrazo. Antonio.

15.4.10  
Blogger Maria Sanguesa said...

Gracias, Alberto,escribir es remar y también cantar... aunque no quieras. Un abrazo desde Madrid.

18.4.10  
Blogger Maria Sanguesa said...

Gracias, Antonio, el peligro no ahuyenta al sentimiento, por suerte o por desgracia... Un abrazo.

18.4.10  

Publicar un comentario

<< Home