7.5.10

Poema de Martín Jiménez Guerra


Arrugas de la ausencia

Gira la cuchara en la taza,
el café despierta mi olfato
y sobre la mesa el tedio me mira fijo.
En el baño un espejo
delata el tiempo,
se ríe y luego
llora.
Salgo…
El asfalto me muerde los tobillos.
Camino por la plaza de las huellas
en donde nos conocimos,
en las pequeñeces me siento
y me pierdo en la entelequia.
Cuando vuelvo,
el sol bosteza y la mirada aguza
en una, dos, tres, cuatro palomas
que me observan y no entienden,
o por lo menos eso parece.
Un perfume vuela
y me lleva hasta vos,
¿qué estarás haciendo ahora?
Seguro estás tomando mate con bizcochos
con Alicia y el conejo,
o tal vez leés el libro
que te regaló Wendy.
¿Quién sabe?
Hasta quizás estás pensando en mí.
La risa de una nena
me desvela.
La busco y no la encuentro;
la miopía y mi vanidad
me vencen otra vez.
Suenan campanas,
son las siete, hay que ir a la nostalgia
y, cuidadoso, traer algún que otro recuerdo.
No tienen fecha de vencimiento,
pero la otra vez me sostuve de uno
que me hizo bastante mal.
A veces es mejor no pensar,
me dice una hoja que cae del árbol,
hace dos vueltas carnero
y yace en mi mano.
Al tiempo, fragmento sus alas
en uno, dos, tres, cuatro pedazos,
las hormigas la suben a su lomo
y yo, trepo mi vista a esa perfección,
que abrupta, una suela rompe
con la torpeza que sólo puede tener un hombre apurado.
El sol se aburre,
una vez más,
y cierra los párpados el día.
Vuelvo a casa.
La oscuridad entra por la ventana
y viaja en puntas de pie
por todos los rincones.
A veces me da miedoe
y prendo todas las luces,
entonces respiro…
Es irónico,
nunca entendí la razón.
Hay preguntas que no tienen porqués,
grita la vida
y su injusta manera de jugar
se me mete por los huesos.
Voy a nuestra habitación,
enciendo el velador y mis ojos,
la angustia espera alerta,
te miro en sepia,
le seco la mejilla a la foto
y te extraño;
hace uno, dos, tres, cuatro años
que duermo solo.


© Martín Jiménez Guerra

11 Comments:

Anonymous Anónimo said...

"...te miro en sepia, le seco la mejilla a la foto y te extraño..."
Bellísimo y sentido canto de amor y de ausencia, Martín.
Felicitaciones y un gran abrazo
María Rosa León

7.5.10  
Anonymous Anónimo said...

"...soñar en voz baja para que las pesadillas de la realidad no escuchen."
¡Buenísimo, Máximo!
Aplausos y un abrazo grande
María Rosa León

7.5.10  
Anonymous Anónimo said...

un poema conmovedor sin dudas, muy realista
saludos
Anahí Duzevich Bezoz

7.5.10  
Anonymous Anónimo said...

faaaa! que bien escrito está este poema, me hizo acordar mucho a calle melancolía de Sabina, che esta recontra bueno este poema. Hasta tiene un cierre un nudo y un deselace, propio de un Romance (en el sentido estético del poema) Está lleno de metáforas hermosas, como esa de que la oscuridad anda en puntitas de pie por todos los rincones, o la tumba carnera de la hoja, y muchas más, y además noté algo a destacar, no hay en este poema metáfora por el simple hecho de que exista una metáfora, es decir las sin razón de exsitir, por el simple hecho de abrir la boca, diría un amigo poeta. Muy bueno locura, te felicito. Lucas Andrín.

7.5.10  
Blogger Laura said...

Ya te lo habia leído por ahí, que buen poema! Felicitaciones...

8.5.10  
Anonymous Ana María said...

Una historia de un amor desolado hecha poema. Me encantaron las imágenes.

8.5.10  
Blogger ©Claudia Isabel said...

Un poema nostálgico y lleno de belleza!

8.5.10  
Blogger Adriana said...

Una historia común y repetida: la soledad. Uno pensaría que ya no puede decirse nada nuevo de esto de estar solo y extrañar a alguien, pero este poema viene a actualizar con su tono, sus inusuales metáforas y su remate inocente y conmovedor, la melancolía de cada uno, como si fuera la primera vez que se habla al respecto. Muchas gracias. Un beso. Adriana Maggio

9.5.10  
Blogger galáctica said...

¡Qué poema!Desde el inicio vemos la permanencia de las cosas , su fuerza, su crueldad que nos recuerda a la persona ausente. Todo este poema, con sus enumeraciones de objetos y acciones nos llega con una gran fuerza que denota y connota en el plano de lo interno externo, esa lágrima que cae sobre la foto sepia es un toque magistral. El mundo cuando reinan en el la ausencia y la soledad es así, comolo nombrás, el clima del corazón se vuelve paisaje externo Excelente Irene Marks

10.5.10  
Anonymous Anónimo said...

Hermoso poema Martín y pensaba en ese corazón y pensaba en lo rojo de las letras del poema como si la pulpa del corazón desgranara. Un abrazo.

Lily Chavez

11.5.10  
Blogger Nerina Thomas said...

Guauuuuuuuuuuuu...bestialmente brillante!!!Felicitaciones!!

19.5.10  

Publicar un comentario

<< Home