6.6.10

Poema de Elisabet Cincotta


CONFIESO

Confieso que creí la palabra de sus ojos,
que hurgué en gestos la mentira,
que dejé de ser prisionera de los días
para quebrar auto cerrojos.

Confieso que rompí un contrato ya deshecho,
caminé espinas y gramilla,
florecí noches sin sollozos ni lamentos.

Confieso que ningún trayecto emprendido
dio respuesta al desaliento
- por amar el grito imposta secuencias
de olvido nunca ciertas-

© Elisabet Cincotta

27 Comments:

Anonymous Anónimo said...

elizabet, quizas una promesa rota algo que irremediablemente sucedería sin arrepentimientos, es la vida que cobró su precio

un abrazo

maria elena tolosa

6.6.10  
Blogger ALICIA CORA said...

Eli, la impiadosa credulidad, nos acompaña y casi siempre caemos sin remedio. Toda la fuerza de una confesión reflejada en este bellísimo poema. Besos

6.6.10  
Anonymous Anónimo said...

la vida y un poema maravilloso
Anahi Duzevich Bezoz

6.6.10  
Anonymous Anónimo said...

Cara Elisabet,
un poema íntimo, el que sugiere un auto cuestionamiento, una toma de posición frente a una circunstancia crítica. Ese afán de liberación y renacimiento. Muy bueno.
Un abrazote

Elisa Dejistani

6.6.10  
Anonymous Anónimo said...

Sin embargo, y a pesar de otos, vale la pena creer.
Abrazo
Alicia Perrig

6.6.10  
Blogger Elisabet Cincotta said...

Gracias Gus, por el posteo y la hermosa imagen.
Gracias por los comentarios queridos poetas. besos
Elisabet

6.6.10  
Anonymous Anónimo said...

Confiesas y te parece imposible haber creído tanto?
Suele pasar Elisabet

Un cariño
Alicia Borgogno

6.6.10  
Blogger Alberto Peyrano said...

Siempre me sorprende la fuerza de tu palabra Elisabet, me la contagias!!! Gracias!!! es un placer leerte!
Besos, Alberto

7.6.10  
Blogger Tony said...

Elisabet: Bello y fuerte poema. Excelente definición la de que "el grito imposta secuencia de olvido nunca ciertas" Nunca puede olvidarse el amor perdido. Un abrazo. Antonio.

7.6.10  
Anonymous Anónimo said...

Un poema descarnado sobre un amor que se fue.Y el olvido que no llega.
Muy bueno!
Muchos saludos

Amalia M. Abaria

8.6.10  
Anonymous Anónimo said...

Confieso que me gustó...y como a Tony me gustó ese final. Un abrazo querida Eli.

Lily Chavez

8.6.10  
Blogger Mónica Angelino said...

Que viví, confieso.

Bessoooooooooooooo

8.6.10  
Anonymous Anónimo said...

David Antonio Sorbille dijo...
Estupendo poema Eli, como toda tu obra. Un abrazo.

8.6.10  
Anonymous Anónimo said...

Una lección de vida que nunca aprenderemos.
Gracias por confesar por mí.
Aplausos!!
Un abrazo.
Dragontesa Leuzzi.

8.6.10  
Blogger Máximo Ballester said...

Confesiones profundas, querida Elisabet. Muy bueno. Un abrazo.

8.6.10  
Blogger Carlos said...

ELISABET, UN POEMA MUY EMOTIVO, ABRAZO.

9.6.10  
Anonymous Anónimo said...

Excelente poema confesional con la bravura de quien se mira y se escudriña, se acepta y se perdona..obra profundamente humana, gracias Eli!!!!! Besote, María Chapp

9.6.10  
Blogger Nerina Thomas said...

La vida misma, pintada con tu manera impecable siempre.
Un fuerte abrazo

10.6.10  
Blogger Eduardo said...

Elisabet
he disfrutado de tu poema, era como seguir un secreto que se va revelando en cada verso, un dolor que no se olvida, una sinceridad que duele. Un gran abrazo.
Eduardo Chaves

11.6.10  
Anonymous Anónimo said...

me gustó mucho tu texto, el :cómo dices, y el: qué dices
por lo natural de uno en seguir creyendo
hermoso, gracias
un beso francisco

11.6.10  
Blogger ©Claudia Isabel said...

Una valiente confesión que podríamos escribir todos...quizás deberíamos, no?
Un placer!

14.6.10  
Anonymous Anónimo said...

Rotunda confesión..........
Hermos tu poema

Alicia Borgogno

17.6.10  
Anonymous Anónimo said...

Ely:

Es un fran poema. Tus confesiones llegan y enganchan.
Saludos, Camilo

18.6.10  
Blogger deliteraturayalgomas-2 said...

Buenísimo, me puedo identificar en algunos tramos, me gustó ese final seguro.
Abrazos
Betty

22.6.10  
Anonymous Anónimo said...

Elisabeth, los que creemos siempre lo pagamos caro. Pero nunca dejaremos de ser lo que somos y seremos la presa de los que nos quieren hacer creer que... Pero tu poema es bello, muy hermoso; da gracias que pudiste transformar el dolor en un poema.
Lo dijo Alfonsina: el dolor es la tierra en la que el poema germina.
Un abrazo
Celina

29.6.10  
Anonymous Anónimo said...

Muy bueno Eli
dolor
y seguir buceando en la vida

desde graciela abrazo

29.6.10  
Blogger claudia tejeda said...

Elizabet, tus confesiones me conmueven...brillas hasta en la tristeza...Un abrazo enorme,Claudia...

6.7.10  

Publicar un comentario

<< Home