18.2.11

Poema de Claudio Simiz


El ciclo de la vida

“La felicidad, ja, ja, ja, ja…”
Ramón Ortega

Uno comienza nada,
Va soñándose algo,
Va creyéndose alguien,
Va entendiéndose nadie,
Va asumiéndose nada.


© Claudio Simiz

17 Comments:

Anonymous Anónimo said...

filosóficamente desesperanzador.
Que hacemos???
Me gustó leerte
desde graciela abrazo

18.2.11  
Blogger Eduardo Espósito said...

Muy bueno Claudio! Es lo más próximo al zen, pero con ironía tucumana...

18.2.11  
Anonymous Anónimo said...

Ay, qué cierto y qué contemplativo! Es la única manera de no morir en el intento de vivir. Bravo Claudio!
Celina

18.2.11  
Blogger Leo Mercado said...

El final es siempre donde partimos.
Un abrazo.

18.2.11  
Blogger deliteraturayalgomas-2 said...

Pero qué bueno
Un abrazo
Betty

18.2.11  
Anonymous Anónimo said...

No sé si es cierto ni interesa desde el punto de vista poético pero me llegó y me movió las neuronas. Gracias.

Jorge Luis Estrella

18.2.11  
Blogger rantes said...

"No somos nada" --se diría en un velorio. Uno podría reemplazar esa frase con este poema y desconcertar al interlocutor. El epígrafe es impensable, nunca pensé que ocuparía ese espacio el tucumano.
Gustavo Olaiz

18.2.11  
Blogger ©Claudia Isabel said...

Excelente!

18.2.11  
Anonymous Anónimo said...

¡Genial, Claudio!
¿Qué más te podría decir que no sea una redundancia?
Desde el epígrafe hasta el final, una síntesis perfecta del ciclo de la vida con la ironía refinada que le pusiste.
Felicitaciones y un gran abrazo
María Rosa León

19.2.11  
Blogger lauravazquez said...

Qué grande lo tuyo!!
Bravooooooooooooo
Felicitaciones!!!
Un abrazo

19.2.11  
Anonymous Pauli said...

Genial, de una terrible lucidez.

20.2.11  
Blogger diana poblet said...

Digamos que "me iré desnudo como llegué", ojalá sea con algo aprendido: uno nace sabio y luego lo olvida.
Con mi abrazo,
d.

21.2.11  
Anonymous Anónimo said...

Me gustó. Analicé cada palabra y cada verso en su totalidad. Saludos.

Molly Bic

22.2.11  
Anonymous Sonia Quevedo said...

Claudio:
Decae el hombre en su andar por el camino lento hasta convertirse en nada.
Tremendo poema que da para meditar y respirar profundo.
Impactante.

23.2.11  
Blogger Cris Chaca said...

Para alcanzar esa "Nada" en la que realmente somos es necesario ser poeta.

Luego vos, aquí, hablado por estos versos tuyos.

Muy, muy bueno!
Cris

23.2.11  
Blogger Benjamin Mejias Caris said...

Una nada que nos dice mucho...
Felicitaciones Claudio.

24.2.11  
Anonymous Anónimo said...

Un poema tan conmovedor y es asi la muerte nos iguala.Lo mucho o poco que podamos acumular nada nos llevamos,quedamos reducidos a cenizas o quizas olvidados sin una flor en un cementerio.Pocas palabras pero que te llega a los huesos...

30.3.11  

Publicar un comentario

<< Home