18.2.11

Poema de Rubén Derlis


JORNADA

Apago la lámpara
cuando el trinar del alba enciende el nuevo día.

Una íntima música fue la compañía necesaria.
El silencio arropa a mi hijo
que descansa su alegría.

Trabajé duro esta madrugada
levantando ladrillo a ladrillo la casa de la vida.

© Rubén Derlis

9 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Un gusto reencontrarte, Rubén. Cuánto connota la casa en nuestra vida y nuestros sueños...

Claudio Simiz

18.2.11  
Blogger deliteraturayalgomas-2 said...

Rubén, leyéndote me interné en tu paraíso, tu poema es realidad que refresca para disfrutar la vida desde lo esencial, es un gusto saludarte
Betty

18.2.11  
Anonymous ana rosa bustamante said...

hermoso poema, lindo, un poema optimista que ya se están perdiendo...un abrazo

ana rosa

http://negrachucara.blogspot.com

18.2.11  
Blogger ©Claudia Isabel said...

me gusta "la casa de la vida"
encierra todo lo importante

18.2.11  
Blogger Liliana said...

Qué bella "la casa de la vida". Qué acogedora.

19.2.11  
Blogger lauravazquez said...

Qué linda manera de ver la vida, sentirla, atesorarla y construirla.
Bravo!!
Un cariño

19.2.11  
Blogger Máximo Ballester said...

Una ternura. Muy hermoso tu poema. Un abrazo.

20.2.11  
Anonymous Sonia Quevedo said...

Rubén:
Este mágico poema, posee la belleza de los bosques cuando, en la madrugada, el viento silba con ternura acariciando la vida.
Me ha encantado lo vivido, degustado y sentido.

23.2.11  
Blogger Cris Chaca said...

Tu poesía hizo que pudiera involucrarme en el escenario que van dibujando tus palabras... Muy hermosa!
Los dos últimos versos, precisos, indican la positiva inauguración del nuevo día!
Me gustó!!!
Cris

23.2.11  

Publicar un comentario

<< Home