4.5.11

Poema de Walter Iannelli



Efímera gloria de la mañana

Esa extraña lucidez
suave adrenalina
que
noticiarios
bocinas de autos
innumerables cigarrillos
van tornando en tibia moral.

Eso
que ceniciento de cenit
termina por abrumarnos a las tres de la tarde.

Eso que el transcurrir
nos quita de a poco
y vislumbra en la noche
una lluvia de apócrifos sitios
donde ajustar las tuercas
vampiros de whisky y leche
estorninos

Eso que nos despierta otra vez al día.
Visión de falso milagro.
Efímera gloria de la mañana.

© Walter Iannelli

8 Comments:

Blogger Elisabet Cincotta said...

Excelente poema.

abrazos
Elisabet

4.5.11  
Anonymous milagros rodriguez said...

La gloria siempre es efimera Muy bueno tu poema

7.5.11  
Blogger Rosa Lía said...

Walter:
esa extraña lucidez que nos permite ser poetas...muy buen poema. Abrazos
Rosa Lía

7.5.11  
Anonymous Anónimo said...

Así es, amigo, uno sabe de lo efímero de las cosas, pero prefiere perseguirlas igual, como un modo, seguramente, de olvidar la muerte.

Claudio Simiz

8.5.11  
Blogger Eduardo Espósito said...

Muy bueno tu aporte, Walter, tu personalísima cuota de lirismo...

14.5.11  
Blogger Sanpaku said...

Gracias a todos, son muy amables.
Walter

20.5.11  
Blogger Alejandra Leonor Parra said...

Muy bello Walter, gracias por compartir... "eso"...

28.5.11  
Anonymous Anónimo said...

después de una agitada vida nocturna siempre nos abraza el dia para recomenzar.
¡bravo!
Anahí Duzevich Bezoz

29.5.11  

Publicar un comentario

<< Home