2.12.07

Poema de Daniel Chirom


EL OJO DE LOS DIAS

Aún humea el ojo de los días.
En el templo las voces bordan cielos
y las lluvias bendicen lenguas dolientes.
Un espíritu se ha levantado desde las fauces del océano
y su aliento incendia jardines de piedra.
El silencio tañe muérdago,
un ojo ríe
y cuerpos perdidos hienden la ausencia.
No hay salvación,
todavía el alma pena.

© Daniel Chirom
Foto: Gustavo Tisocco "Iglesia Santa Felicitas -Buenos Aires-"

6 Comments:

Blogger Gustavo Tisocco said...

Y se siente gemir a esa alma tras este bellísimo poema Daniel.
Un abrazo Gus.

Me imaginé a Felicitas Guerrero, de ahí la foto.

2.12.07  
Blogger Maria Rosa said...

Muy bello tu poema, Daniel. Gracias por compartirlo con nosotros.
María Rosa León

2.12.07  
Anonymous Anónimo said...

Daniel:

Este poema tiene unas imagenes bellisimas. Ese aun humea el ojo de los dias ,...los jardines de piedra. Me encanto

Felicitaciones

Liliana Chavez

3.12.07  
Anonymous Anónimo said...

Intenso y terrible poema, Daniel, de resonancias còsmicas, dirìa.
Un abrazo.
Josè Emilio Tallarico

3.12.07  
Blogger Dejistani Elisa said...

Frente al caos y el dolor,
la ironía y el tercer ojo
del poeta, siempre de la mano de Prometeo.
Buen poema, congratulaciones!
Abrazos

4.12.07  
Anonymous Anónimo said...

Muchas gracias a todos por sus amables palabras.
Cuando escribí este poema pensé obviamente en las resonancias bíblicas, pero sobre todo en la esperanza que todos debemos guardar por un hombre y un mundo mejor. Por eso "el alma duele". Sabemos que somos imperfectos, pero cada acción nuestra debería ser pensando en el prójimo, como una forma de acercarnos a Dios que nos abarca y trasciende. Y cuando digo Dios, cada uno puede pensar en el alma superior en la cual deposita su fe.
un abrazo
daniel

6.7.08  

Publicar un comentario

<< Home