19.3.10

Poema de Leonardo Gastón Herrmann



No quiero ver este paisaje arrasado.
Me arranco el ojo, lo tiro sobre el asfalto.
Los perros que comen el alma
se pelean por sus pedazos.
Mi familia son esos cadáveres
atados con espinas.
El viento atraviesa las vértebras
de las fotos que se desangran
como peces moribundos,
agrietan las paredes.
El pasado es una mujer adormecida
desintegrándose
en la cama.
Caronte cruzará la esquina
y llevará a la momia
herida de mi carne.

© Leonardo Gastón Herrmann

15 Comments:

Blogger Eduardo said...

Leonardo
he quedado absolutamente impactado por tu poema, tiene un dureza impresionante y al leerlo uno no deja de pensar en este mundo despiadado que nos ha tocado vivir. Felicitaciones.
Eduardo Chaves

19.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Todo el poema es una herida. Desolador.
Abrazos
Alicia Perrig

19.3.10  
Blogger Fanny said...

Ah!! pero mientras quede aire aun...Resistirás en tu poema, en vos.

Sensiblemente, Fanny

19.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Durísimo poema, con imágenes casi apocalípticas que hielan el corazón.Una realidad,sin embargo, al lado de la cual aún convive la luz.
Caiños, Juany Rojas

19.3.10  
Blogger Patricia said...

La agonía propia se suma a la del mundo que nos rodea. Excelente la eficacia de las imágenes y metáforas.
Felicitaciones y un abrazo desde Salta

20.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Tremendo poema, pero como dice Fanny, todo poema es resistencia, también es una manera de soltar tanto dolor, al compartirlo, estrechamos lazos en luz. Un abrazo,
María Chapp

20.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Poema profundo y cotidiano, con palabras que señalan como íconos un pensamiento hermano de los que sufren: vos "te arrancás el ojo" ante nuestro "paisaje arrasado", tus "cadáveres" familiares están "atados con espinas", y en las "vértebras de las fotos" nos hacés visualizar a los innumerables nómadas hambrientos que recorren nuestro mundo de hoy. El remate que "cruza" a Caronte y tu "momia herida" en una esquina es hermoso y misterioso. Felicitaciones. Y tan hermosa y misteriosa es la bella imagen de ese extraño ser alado y extático que ilustra el poema. Otro abrazo para el ilustrador y para nuestro anfitrión Gustavo por su fino sentido plástico. Elena S. Eyheremendy

20.3.10  
Blogger Silvia Loustau said...

No hay en este excelente poema, una palabra que rompa el mapa semántico del mismo.Y la figura de un Caronte cotidiano le da una luz muy especial.
Cordialmente,

Silvia Loustau

20.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Un poema desgarrador que conmueve y mueve.
Felicitaciones,Leonardo, y un gran abrazo
María Rosa León

21.3.10  
Blogger galáctica said...

Leonardo: en este poema vamos entrando en el infierno de la realidad sufrida , "este paisaje arrasado" donde cada elemento agrega un nuevo dolor, cada nueva zona que se devela nos lastima. Los "perros que comen el alma" son los que nos dan entrada a este mundo dantesco, y cada nuevo hito del viaje agrega otra atroz pesadilla, hasta hacer que la llegada del barquero Caronte resulte natural en este clima. Un poema muylogrado.Saludos poéticos Irene Marks

21.3.10  
Blogger Merche Monroy Fernandez said...

Especialmente me ha gustado este poema de imágenes estremecedoras que nos trasladan a una realidad zozobrante. Me parecen admirables unos versos que son capaz de apuñalarnos en su lectura.

21.3.10  
Anonymous Anónimo said...

David Antonio Sorbille dijo...
Poema admirable y estremecedor. Te felicito.

21.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Leo, esta es tu poesía, la espina que enseña, el dolor que cruje en las imágenes. Fantástico!

Lily Chavez

21.3.10  
Blogger Máximo Ballester said...

Excelente poema. Con un ritmo encantador.
Saludos.

23.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Gracias a todos por sus comentarios,es un aporte inconmensurable cada una de sus palabras.
Leonardo Herrmann

29.3.10  

Publicar un comentario

<< Home