19.3.10

Poema de María Montserrat Bertrán


Última Noticia

Fue descubierto un punto oro rubí en el centro del corazón.
Se sabe que produce estrechez inseparable
en pares de opuestos.
Están confirmados:
cielo y tierra
luz y oscuridad
femenino y masculino…
Habría más.

Del par al Uno

Pudo comprobarse que la conjunción entre dichos pares
se disuelve cuando el punto oro rubí
trasmuta a semilla estelar.
Al poco tiempo,
la dorada semilla rompe su cáscara y traspasa todos los límites físicos.
Desatando tormentas que hacen temblar,
su polen vuela por rutas invisibles, y donde cae,
brota y florece.
Expertos, ángeles de laboratorio, dicen que
“el recordar y el despertar” del hombre
serían las pistas claves para dar con su verdadero origen.
Hasta el momento, la nueva especie no tiene nombre.

© María Montserrat Bertrán

14 Comments:

Anonymous jorge ariel said...

"Hasta el momento, la nueva especie no tiene nombre..." Pero la nombras vos, Montse, con el punto oro rubí de tu bello y ambicioso poema.
El abrazo

19.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Un delirio. Me encantó.
Abrazos
Alicia Perrig

19.3.10  
Blogger Fanny said...

Recordar...volver aquel lugar del corazón...

Sensiblemente, Fanny

19.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Querida Montse, gracias por tu valiosísimo poema, la energía oro rubí en el centro del corazón es la marca de una nueva humanidad,es el latido del amor incondicional que trasciende las fronteras internas y externas, maravilloso!!!! Un gran abrazo, María Chapp

20.3.10  
Blogger galáctica said...

Montse: coincido con el comentario de María que te captó totalmente, es el nuevo destino de la humanidad "Del par al uno" para quien pueda llegar a él, con el florecimiento de "la semilla estelar". Me gustó mucho este poema por su mensaje que refleja a la era de Acuario. Saludos poéticos Irene Marks

21.3.10  
Anonymous Anónimo said...

David Antonio Sorbille dijo...
Talento y originalidad. Cualidades de una gran poeta. Con afecto.

21.3.10  
Blogger Máximo Ballester said...

Qué bueno y qué lindo juego has hecho aquí. El final me encantó.
Saludos.

23.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Montse,
acaso la propuesta que palpita en tu poema, tenga que ver con un retorno a los orígenes, un despertar que nos remonte a la verdadera sustancia de toda humanidad que pacta con el ángel. Sin dudas, "una especia aún sin nombre". Te felicito, muy bueno.

abrazos
Elisa Dejistani

25.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Gracias Jorge, Alicia, Fanny, María, Irene, David, Máximo, Elisa por encontrarnos en el corazón!
Sí, Fanny, Elisa, despertar al origen nos recuerda quiénes somos verdaderamente. Luego...a florecer!!!
Montse

26.3.10  
Blogger Analía said...

Mi querida Montse:
Me encantó tu poema, sensible y profundo. Creo que cada uno de nosotros podríamos pertenecer a esa nueva especie, verdad?
Mi abrazo y mi cariño
Analía

31.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Que bueno es poder reconocerme en lo que escribís. Siento que somos "familia".
Beso + abrazo,
luiggi.

31.3.10  
Anonymous Anónimo said...

Por supuesto que sí, Analía! reconocernos en esa "especie", en esa semilla! es estar despierto o despertando al oro rubi de nuestro corazón y entonces a la Unidad con todo.
Gracias y también a Luiggi por las palabras...
Montse

2.4.10  
Anonymous Anónimo said...

muy bonito! qué facilidad para expresar... un beso desde barcelona.... prima!!!
Montse

4.4.10  
Anonymous Anónimo said...

Monte: Veo muy bien reflejado en este poema ese inminente despertar de la conciencia humana que coincide con el fin de un tiempo y el comienzo de otro más integrador en el cual el corazón será el gran protagonista. Porque será el tiempo en el verdaderamente debamos amar con el corazón.

Excelente!
Cristián

24.10.10  

Publicar un comentario

<< Home