2.4.10

Poema de María Del Mar Estrella


NODRIZAS

Hubo una vez un tiempo en que la soledad era acunada
por los amplios regazos de esas nodrizas
que siempre nos guardaban un pedazo de cielo
alguna estrella en sus pliegues sin fondo.
Hubo una vez un tiempo de ternura crocante que se partía en gajos
un tiempo como nanas de cebolla
imprescindible para entrar al perfume de la vida.
Entonces las nodrizas nos zurcían el miedo con agujas de siete leguas,
eran las implacables guardianas de la historia
los celosos Cerbero que recibían la moneda de culpa
sin la cual era inútil nuestra entrada en el mundo
pero siempre qué dulces, qué almendras generosas
qué magas de ese altillo donde entrábamos ciegos de pasión y aventura.
Tenían la estatura que les dio nuestro asombro
y un perdón que volaba atravesando muros
un perdón Pulgarcito que aparecía tintineando en el umbral oscuro de las lágrimas.
Sus faldas de Pegaso nos llevaban desafiando las tormentas.
Quién pudiera sentir de nuevo el roce de sus manos en vuelo
quién pudiera abrir una mañana los postigos para verlas llegar
acomodando almohadas, cicatrizando heridas, revolviendo las ollas milagrosas
siempre secretas para el otro.
Quién pudiera volver a entretejerse en las agujas que iban y venían
hilando el algodón de nuestros sueños.
Ah, nodrizas, si una migaja de esa rota luna cayera en mis otoños
yo podría, tal vez, recibir el oficio de regazo, la vocación de siembra..
Tal vez, alguna noche. Cuando el fruto más niño de mi sangre
necesite partir su soledad y exija
que lo acune un milagro.

© MARIA DEL MAR ESTRELLA

12 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Eso, María del Mar...¡quién pudiera volver!

Bello poema.

Un abrazo,

Alicia Márquez

2.4.10  
Blogger galáctica said...

María del Mar: este poema, que comienza como un cuento infantil"Hubo una vez...", tiene un clima muy logrado, un uso de las palabras que parece salido de las "ollas mágicas " que revolvían las nodrizas.Nos sentimos retrotraídos a un tiempo donde los detalles son pequeños milagros del pasado, conjurados por tu voz de hada. )como el hecho de abrir "los postigos" y tener "la estatura que les dio nuestro asombro".Lo disfruté muchísimo. Gracias Irene Marks

2.4.10  
Anonymous Anónimo said...

hondo
como siempre María del Mar
poeta inmensa
un abrazo en la sangre
alba

2.4.10  
Blogger fanny said...

Yo no conocí a las nodrizas, ahora con tu poema, y ahora con tu poema, la cuna de tu poema, el arroró de tu poema, el arroparme de tu poema, ahora sé lo que es una verdadera Nodriza.

Sensiblemente, Fanny

2.4.10  
Anonymous Anónimo said...

Gracias por este homenaje a mi abuela Teresa. La poesía es de todos.
Abrazo
Alicia Perrig

2.4.10  
Blogger Milagros said...

Muchas veces me pregunté, porqué en los cuentos siempre habìa nodrizas, tìas o abuelas y hasta madrastas, nunca madres. Muy buen trabajo! Milagros

2.4.10  
Anonymous Anónimo said...

gracias mis queridas!!!!!!!un abrazo

4.4.10  
Anonymous Anónimo said...

Precioso, mágico texto, te felicito María.
un abrazo

Elisa Dejistani

6.4.10  
Blogger Tony said...

María del Mar: como siempre que te leo, me quedo sin palabras. Tu eres una nodriza que amamanta nuestro cielo de poesía. Un abrazo muy grande. Antonio.

7.4.10  
Blogger Leonor Mauvecin said...

María del Mar , me ha conmovido mucho tu poema , me ha llevado a mi infancia con todo su perfume .Pero te cuento que yo todavía disfruto del milagro ...mi NAna de 88 añitos vive conmigo y le he escrito un libro de poemas "El libro de Elena" Gracias por tu bello poema Leonor

10.4.10  
Anonymous Anónimo said...

GRACIAS ALICIA, IRENE, MILAGROS, ANTONIO, ALBA, LEONOR...GRACIAS A TODOS LOS QUE SE TOMARON EL TRABAJO DE DEJARME SU PALABRA...MIL GRACIAS, DE CORAZON.MARIA DEL MAR

23.4.10  
Blogger Amalia said...

Hermoso poema!. Me hizo recordar, andar por mi infancia, por los cuentos, por los mitos de mi abuela. Me hizo recordarla. Un abrazo!!!. Amalia

26.4.10  

Publicar un comentario

<< Home