6.4.10

Prosa de Yadi Henao


Los helechos crecen sobre la boca de la tristeza. Un año de vacío envuelto entre lotos. Se abre un pasaje por el este del retrato y vuelvo al tiempo en que mi madre come las nueces de la no resignación. La veo desnuda, la veo junto a los cerdos más tristes y más desesperados. Es terrible la belleza de la desesperación. Se pierde un hombre en el mar muy adentro de los pelícanos.
Se pierde un hombre solitario como un caballo de tierra.


© Yadi Henao
Pintura: Marina Tapia Pérez

7 Comments:

Anonymous Anónimo said...

David Antonio Sorbille dijo...
Qué magnífico texto, Yadi. Mi admiración de siempre.

6.4.10  
Blogger Elisabet Cincotta said...

Excelente texto con un contenido que llega.

besos
Elisabet

9.4.10  
Anonymous Anónimo said...

Yadi, un texto que me sorprendió y me gustó muchísmo. Gracias por compartir tu extraña y admirable inspiración.

Jorge Luis Estrella

11.4.10  
Blogger Mónica Angelino said...

Muy bueno Yadi, muy bueno!

Besosssssss

11.4.10  
Blogger Silvia Loustau said...

Excelente, un texto pleno de imagenes oníricas. Mis felicitaciones
Cordilamente,


Silvia Loustau

12.4.10  
Blogger Máximo Ballester said...

Muy buena prosa. Deleita mucho.
Saludos.

14.4.10  
Blogger Eduardo Espósito said...

Yadi, hay algo en tu poesía, no solo bello, sino difícil de imitar. Tiene que ver con nuestra raíz rioplatense. En tus poemas, como en la música de tu patria, hay otros olores, otra humedad poética, con la que viniste impregnada. Gracias por esa belleza particular.

23.4.10  

Publicar un comentario

<< Home