16.5.10

Poema de Ricardo Juan Benítez


Caribeña

Una maleta a medio hacer
poco espacio para guardar.

En la punta de aquel cerro
se durmió una nube solitaria,
Y en sus sensuales laderas
titila un caserío abigarrado.

Sus empinadas cuestas
...................... me llevan
a un farallón
............... al borde de la nada.

El Ávila durmió sueños de algodón,
en una noche con aroma a nostalgias
....................................... y a ron

Amanece lentamente en la mar,
hombres y pelícanos van de pesca
tras un misterioso rastro de sal.

Llegó la hora de doblar mi alma.
ahora es parte del equipaje.


© Ricardo Juan Benítez
Foto enviada por el autor del poema

11 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Que hermoso Ricardo los dos versos finales, para cerrar el círculo, entrecruzar el lazo. Muy lindo, una pinturita...

Lily Chavez

16.5.10  
Anonymous Anónimo said...

¡Llevarse el alma doblada como parte del equipaje! ¡UAUUUUUUU!
Y esa foto que ilustra el paisaje contado en palabras...
Una maravilla tu poema, Ricardo.
Aplausos y un gran abrazo
María Rosa León

16.5.10  
Anonymous Anónimo said...

Querido Richard,
has logrado crear un clima de atrayente misterio en cada verso, y poco a poco, hemos compartido tu viaje y tu maleta llena de sueños, nostalgia y delicado erotismo, con un cierre estupendo: /"llegó la hora de doblar mi alma/ahora es parte del equipaje"/
Un precioso regalo caribeño en esta entrega, te felicito!
abrazo enorme

Elisa Dejistani

16.5.10  
Anonymous Anónimo said...

Mientras leía me iba dando cuenta de que se estaba narrando algo y hasta presentí que el final iba a ser de antología. Y lo fue. Me recibí de gurú. Vos hace rato que te recibiste de poeta. Estás ejerciendo con chapa en la puerta. Un beso enorme.

Jorge Luis Estrella

17.5.10  
Blogger Leonor Mauvecin said...

Bello viaje poético , especialmente cuando se lleva en la maleta el alma Leonor

18.5.10  
Anonymous Anónimo said...

Hermoso poema, hermosa ilustracíón.
Un abrazo Ricardo

Alicia Borgogno

20.5.10  
Anonymous Anónimo said...

Sí señor.
Así se escribe un poema perfecto.

Un abrazo,

Alicia Márquez

21.5.10  
Anonymous Anónimo said...

Excelente poema de un alma viajera, la flecha de Sagitario te lleva a vos mismo en cada itinerario y al regreso, el maestro interior sintetiza la experiencia y ofrenda el poema, gracias por la generosidad!!! un abrazo, María Chapp

23.5.10  
Blogger ALICIA CORA said...

..."Misterioso rastro de sal"...
Soberbia descripción que hace más hermoso este poema (si eso fuese posible). Felicitaciones y un beso.

28.5.10  
Blogger Eduardo said...

Ricardo
he disfrutado de tu poema igual que si estuviera de viaje por algún país de sol y mar, con el alma en el equipaje dispuesta a sentir cada una de las emociones que se pintan con tus palabras. Muy bello. Eduardo Chaves

29.5.10  
Anonymous Anónimo said...

David Antonio Sorbille dijo...
Admirable poema Ricardo. Un abrazo.

29.5.10  

Publicar un comentario

<< Home