23.5.10

Prosa de Sebastián Olaso


......................................................Primeras
horas del jueves trece de junio de mil novecientos sesenta y ocho: Dicen que era yo aquél que se escapaba en un éxodo brutal; no traía equipaje ni abrigo; no tenía metas definidas, no había ensayado un idioma para entregarme al exilio. Dicen que he sido yo, pero ese vagabundo no presentó documentos en su paso por la aduana. Dicen que mi presencia es prueba suficiente. Aquel antiguo país debió reacomodarse para asumir mi vacío. Probablemente buscaba un territorio más ancho que mi piel, pero no puedo asegurar, no puedo reconstruir, no puedo justificar mi deserción de esas latitudes. No hay reflejos en mí del color de sus llanuras, no hay ecos del grito de dolor en las cerraduras forzadas, ni resonancias del grito de placer que me despertó al contacto con el cielo. No imagino ese mundo modelado a mis contornos. Y dicen sin embargo que era yo, que mi delito ha sido partir de la mano de mi cuerpo, que mi delito ha sido alejarme con un puñado de tiempo colgando de las venas.
Me inclinaré a creerles, pues me duele desoír el himno de la sangre del poema del silencio de mis voces interiores.

© Sebastián Olaso

6 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Maravillosa tu prosa y ese acto inefable del primer viaje fuera del útero.
Felicitaciones, Sebastián y un gran abrazo
María Rosa León

24.5.10  
Blogger galáctica said...

Sebastián: este poema tiene la fuerza del nacer fielmente recordado, un trabajo interior increíble, un buceo en lo onírico, introspección poética, hemisferio derecho sabio y desatado. Demostrás que el saber nos llega del cuerpo, de zonas hasta ahora desvalorizadas. Excelentísimo Irene Marks

25.5.10  
Anonymous Anónimo said...

Que decir mi angular amigo. Sabés lo mucho que me gusta leer y decir tu prosa, esa fuerza, ese trabajo interior del que habla Irene y que se nota, SIEMPRE.

Un abracito de la angula seis

Lily Chavez

25.5.10  
Anonymous Anónimo said...

Despés de leerte, creo más en tus definiciones; no es prosa, es poesía escrita en prosa. Agregaría (siempre que sea para mejorar) Poesía (a secas). Excelente

Un abrazo de otro ángulo

25.5.10  
Blogger Amalia said...

HERMOSO poema, Sebastián. El que escribiste y el que hacés al andar el exilio, porque eso es estar VIVO. Partir de la mano de tu cuerpo y alejarte con un puñado de tiempo colgando de las venas no se llama delito. Se llama coraje. Día tras día.Un abrazo!!!

29.5.10  
Anonymous Anónimo said...

Querido Sebastian, simplemente precioso, y con varias interpretaciones y lecturas psicológicas, desde el nacer propiamente tal, a un exilio verdadero o a la perdida de identidad.
Impecable en su forma y fondo.
Mi abrazo cariñoso
Juany Rojas

1.6.10  

Publicar un comentario

<< Home