7.7.10

Poema de Elisabet Cincotta


Y TODOS

Y todos mueren

en la espera el maremoto
corre por la sangre
incapaz de resucitar momentos
y uno se queda solo
sin mirar reflejos en vidrieras de vida

el ofidio carcome impune la carne
mientras la guadaña azuza
y Caronte navega con su cosecha
-mis amigos-
entonces mil tristezas se derraman
impúdicas por el mantel tendido

es la incertidumbre cierta
del viaje sin fin ni memoria
cercana despedida

© Elisabet Cincotta

28 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Toda una alegoría de la muerte con reminiscencias de Dante y quizás de Borges cuando dice "...morir es haber nacido", en la Milonga de Manuel Flores.
Y luego esa tristeza por el vacío que dejan los que se van y la incertidumbre de la propia hora.
Todo bellamente cantado, con esa factura perfecta que te caracteriza, Elisabet.
Aplausos y besos
María Rosa León

7.7.10  
Anonymous Anónimo said...

WUAUUUU la fatalidad... me encanto ese poema.. ¿hay màs?
at
ax
arturoaccio@gmail.com

7.7.10  
Blogger Mónica Angelino said...

La muerte bailando en puntitas de pie al ritmo de tu poema.

Besosssss

7.7.10  
Anonymous Anónimo said...

Un poema que nos involucra a todos, porque la muerte no deja a nadie sin visitar, nos desgaja, y nos deja varias veces solos a lo largo de la vida. Muy lindo querida Elisabet

Lily Chavez

7.7.10  
Blogger Elisabet Cincotta said...

Gracias Gus, por la imagen tan apropiada que elegiste para postear el poema.
Gracias por los comentarios amigos poetas.
abrazos
Elisabet

7.7.10  
Blogger Avesdelcielo said...

Hay que pone sangre , vida y poesía, como lo hace este poema, a la incertidumbre de la vida.Quizás los amigos nos pongan una moneda en cada ojo para que nos lleve Caronte.
Felicitaciones, Eli.
MARITA RAGOZZA

7.7.10  
Blogger Elisabet Cincotta said...

Gracias, Marita. Espero que estés ya repuesta.
abrazos
Elisabet

7.7.10  
Blogger ©Claudia Isabel said...

La muerte con su certeza, tan inoportuna siempre, tan precisa y hasta perfecta...
Hermoso poema!

7.7.10  
Anonymous Anónimo said...

Muy bueno tu poema Elisabet, cala con hondura en el lector, te felicito!!!
un abrazo

Elisa Dejistani

7.7.10  
Anonymous Anónimo said...

elizabet, sentido y profundo tu poema , la muerte esa muerte que todos imaginamos , pero solo conoemos cuando la vimos demasiado cerca y se llevo lo único que teníamos, me gustó la descripción

maria elena tolosa

8.7.10  
Blogger Eduardo said...

Elisabet
con tu poema me has llevado a rememorar a tantos queridos seres que me esperan en alguna parte donde el misterio deja de tener significado. Un homenaje a todos los que nos han amado y abandonado y una reflexión profunda sobre la muerte. Felicitaciones.
Eduardo Chaves

9.7.10  
Anonymous silvialoustau said...

Elisa, la intertextualidad es brillante en este poema.
UN abrazo,


Silvia Loustau

9.7.10  
Anonymous Anónimo said...

El gran misterio de la muerte. Y, yo creo, es la única puerta a la LIBERTAD, la verdadera, la esencial. Aquella en la que nada ni nadie puede herirnos, ni darnos tristeza, ni dolor...
La muerte, la consecuencia y el testimonio de la vida. Enorme tu poema, Elisabet.
Celina

9.7.10  
Anonymous Anónimo said...

Las pérdidas, las ausencias, la certeza de acercarse al tramo final, campeando en este poema que enfrenta lo inexorable. Excelente, Elisa!
ABRAZO

PILAR ROMANO

9.7.10  
Anonymous Sonia Quevedo said...

Por un momento, he sido trasportada al infierno de Dante y a la orilla del Aqueronte.

Magistral e impactante.
Sonia

9.7.10  
Anonymous Anónimo said...

David Antonio Sorbille dijo...
Querida Eli, este poema es una muestra de tu don poético extraordinario. Un abrazo.

9.7.10  
Blogger Nerina Thomas said...

Brillante Elisa!! como todo lo que escribes!! un abrazo

10.7.10  
Anonymous Anónimo said...

Eli:
Magnífico y profundo poema. El misterio sereno de la muerte, con el vacío que deja y la duda y desazón que acarrea.
Saludos, Camilo

10.7.10  
Blogger ALICIA CORA said...

Trágico y doloroso, un poema para releerlo y analizar palabra por palabra. Sólo así podemos gozarlo a pleno. Besos de Alicia Cora.

10.7.10  
Anonymous Anónimo said...

me pegó por el centro, me gusta mucho
a veces, refiriéndome a la parca, siento que me acecha, otras que de aburrida se va, las más, cuando me visita, me preguna y pregunta: cuando voy y por respuesta sólo atino a decirle: cuando se me dé lagana... y se vá... y me apena verla, así, flaca, desgarvada, cabizbaja, yendose dejándome expuesta su espalda... y entre nosotros, ganas no me falta de partirle la guadaña por la cabeza!
en fin... todo un personaje!
mucho me gustó.
un beso, francisco

10.7.10  
Blogger Alberto Peyrano said...

La muerte acecha, lo sabemos. Y el temblor del alma queda opacado por el pensamiento negador. Saber que es parte nuestra duele menos... Y poetizar con este tema te proyecta por sobre las miserias finales insoslayables. Gracias!!!!!
Besos, Alberto

11.7.10  
Blogger RICARDO JUAN BENITEZ said...

Elisabet ecos míticos y, como leí por ahí, borgianos. Bravo.

11.7.10  
Anonymous Anónimo said...

Qué profundidad Elisabeth!!! Poema magistral!!! besotes, María Chapp

11.7.10  
Blogger fanny said...

Lo escribiste asi, tan filoso tan umbral como se nos tiende en la Ultima cena.

Sensiblemente, Fanny

12.7.10  
Blogger Tony said...

Fuerte y espléndido. Felicitaciones. Besos. Antonio.

13.7.10  
Anonymous Anónimo said...

Ay. Qué duro y verdadero. Qué cerca está esa, que nos mira desde que nacemos. Qué buen poema, Eli.

Un abrazo,

Alicia Márquez

18.7.10  
Blogger María Laó said...

Lindísimas imágenes, Eli. Me gustó muchísimo. Te robo una frase para un acápite.
Abrazo enoooorme.

28.7.10  
Blogger La_Sonyadora said...

Bonito poema Elisa, me gustó mucho.

Erika

5.8.10  

Publicar un comentario

<< Home