1.7.10

Prosa de Sebastián Barrasa



Costumbres

La primera mañana, te quejarás del frío; te costará salir de la frazada y subirás a tu baulera a buscar los guantes y el sobretodo.
La segunda mañana amanecerás crispado por tus estornudos y tus toses.
Para la quinta noche, ya se habrá hinchado tu nariz, te molestarán las orejas y sentirás el ardor de la miseria al tragar.
La urticaria del pullover, te aparecerá el domingo.
Al final del segundo mes, te hallarás arropado en un rincón, pegado a la estufa y contando los días que aún faltan para la época estival.
A los tres meses, te habrás cansado de usar los mismos pulloveres, los mismos sacos, las mismas bufandas. Regalarás tus bermudas, tus mayas y tus remeras, y entrarás a los locales para renovar tu ajuar de abrigos.
Luego de dos años, ya no querrás cubrirte tanto. Retomarás el placer de los helados y esperarás ansioso las nevadas.
Después de cinco años, volverás a caminar desnudo por las calles.
Pasadas las dos décadas, el calor no será más que una leyenda.


© Sebastián Barrasa

16 Comments:

Blogger Sebastian Barrasa (El Zaiper) said...

Gracias Gus!

es la primera vez que me publican este poema.

1.7.10  
Blogger Rolando Revagliatti said...

Este hipotérmico -que no muerto de frío (aunque a veces, sufriéndolo, así lo enuncio y me quejo)- se caldea de gozo, Sebastián, ante tu texto.

R. R.
www.revagliatti.net



_______________

1.7.10  
Anonymous Anónimo said...

Y lo felicito a Gustavo por publicarlo y por la ilustració. Un abrazo a los dos. Alda Salzarulo

1.7.10  
Anonymous Anónimo said...

Ese es el peligro, Zaiper, porque al final todo se hace costumbre...
Muy especial tu poema, muy especial.
Celina

3.7.10  
Anonymous Anónimo said...

Hola Sebastián, muy bueno cómo fluye este poema que nos hace estremecer de frío hasta insensibilizarnos, entramos en tu mundo donde fantasmagórica
mente ya no sentimos más frío, nos has convencido de que el frío es psicológico. Tal vez así opere en nosotros la sociedad, para quitarnos la lucidez. Saludos,Sebas, muy logrado
Irene Marks

3.7.10  
Blogger Nerina Thomas said...

felicitaciones Sebastián!!
Realmente lo disfruto y me permite "pensar", que no es poco.
Un cariño

4.7.10  
Blogger Elisabet Cincotta said...

Brillante, Sebastián, la costumbre hace que hagamos cosas sin asidero.

abrazos
Elisabet

4.7.10  
Blogger claudia tejeda said...

no me gusta el invierno y me gusta tu texto, que nos quede el calor de las palabras después de todo...Muy bueno!

6.7.10  
Blogger claudia tejeda said...

no me gusta el invierno y me gusta tu texto, que nos quede el calor de las palabras después de todo...Muy bueno!

6.7.10  
Anonymous Anónimo said...

Buenísimo texto, Sebastián.

Un abrazo,

Alicia Márquez

7.7.10  
Blogger Máximo Ballester said...

Muy bueno, Sebastián, con tu sello. Bien hilado, abriga, che.

7.7.10  
Anonymous Anónimo said...

¡Otra de tus genialidades, Zaiper!
Relamente es un poema para pensar.
Y eso no es poco...
¡Bravo! ¡Bis! ¡Da Cappo!
y besos
María Rosa León

7.7.10  
Blogger Sebastian Barrasa (El Zaiper) said...

Gracias gracias a todos!!!

Un poema justo para estas épocas de estufas encendidas... aunque tal vez diga otra cosa... creo. Tal vez si hubiese hablado de la preparación de fideos con pesto, o de la confección de Obeliscos en maza o celulares touch screen o de jubilados protestando todos los miércoles frente al congreso o de viejas girando todos los jueves alrededor de una pirámide de marzo o de la proliferación de pibes pegados con poxiran a las veredas, tal vez si hubiese hablado de eso habría dicho lo mismo.
Ese es el problema. Que algunas cosas, terribles cosas, se hagan costubre y desaparezcan.

8.7.10  
Blogger Sebastian Barrasa (El Zaiper) said...

María Rosa...

estoy esperando eso...

vos sabés qué.

8.7.10  
Anonymous Anónimo said...

Muy bueno, me gustó mucho este poema...Any Carmona

15.7.10  
Anonymous Anónimo said...

Muy bueno Sebas
detesto el frío y todas las cosas que debo poner sobre mi cuerpo
disfruté tus palabras

desde graciela abrazo

15.7.10  

Publicar un comentario

<< Home