10.10.10

Poema de Ariel Megevand


Palabras

Los amigos pronuncian palabras que flotan.

Dejo una punta en esa tibieza y me abro en espiral.
Mi otro extremo toca la palabra nube.

En el medio estoy que subo,
llevo en una mano el perfil de una mujer,
con la otra me agarro de los hilos que ahora soy.

En mis hilos se posan pequeños pájaros.
Tienen palabras de colores de lo más efímero.
Ando entre ellos,
me siento
a contarme las plumas
–siempre tuve pocas plumas,
por eso vuelo tan mal–
y qué me importa;
abro las manos y suelto palabras livianas
(antes tenía el vicio de nombrar las cosas).

Uno de los pájaros se ríe como mi hijo.
La risa del nene es una palabra que no sé pronunciar.

A mí me gusta la palabra pájaro.
Y la palabra palabra.
Me gusta verlas caer desde acá.

Antes de llegar abajo se disuelven:
los amigos no las ven.
Me dicen que escriba la palabra dicha.
Dicha. ¡Qué palabra!

© Ariel Megevand

7 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Hermoso y sutil juego de ideas y de palabras, Ariel.
Y puestos a discurrir, puede que no haya palabra más hermosa que la palabra dicha (verbo o sustantivo).
Aplausos y un gran abrazo
María Rosa León

10.10.10  
Blogger Nerina Thomas said...

Dicha es compartir tu poema, tu sentir, el mismo que invita al vuelo de tu pájaro.
Un abrazo

11.10.10  
Anonymous Anónimo said...

Ariel, hermoso y bello tu poema Tiene ritmo, movimiento, pero sobre todo denota una gran sensibilidad.

Saludos

Amalia M. Abaria

11.10.10  
Blogger David said...

A mi me gusta la palabra PALABRA, en ella esta todo, estamos todos.

Un fuerte abrazo

David Rosales

11.10.10  
Anonymous Anónimo said...

A mi también me gusta la palabra pájaro!
En tu poema hay vuelo y lo agradezco Ariel,
Un abrazo, Montse Bertrán

12.10.10  
Blogger Máximo Ballester said...

Muy bueno, Ariel. Poema, juego y dicha. Palabras buenas. Saludos.

13.10.10  
Blogger fanny said...

Y ahí va la vida, es aaldrona, tomandonos las dformas de las palabras.

Sensiblemente, fanny

25.10.10  

Publicar un comentario

<< Home