1.10.10

Poema de Francisco José Malvárez


NARANJOS

... tengo mi planta cargada de naranjos
es, de noche bajo la luna,
un universo silencioso lleno de soles
tan cargado está, que pronto será una constelación
la más naranja antes vista

... rozagantes están ellas hinchadas de dicha jugosa
y nadie, pero nadie, las recoge
y de a una lentamente
caen al abismo y se estrellan contra el piso

... tanto esfuerzo del pobre naranjo
pasó sequías
calores y heladas
soportó vendavales y furiosas tormentas cargadas de rayos y centellas
sin un cesar en los hombros de su padre combatiendo, aguantó las plagas
y hasta el hacha del hombre pudo esquivar
para estar así: sano, en plenitud, desbordándose de frutos
todo pero todo, para nada

... sus frutos caen, esas jugosas naranjas, y se pudren en el piso
no alimentan ni quitan la sed de ningún niño
ni están sobre una heladera esperando
ni siendo chupadas en la boca de alguien
ni las lleva algún amigo que te vino a visitar
¡en el piso se pudren!
en el piso, ¡hasta las moscas las dejan!

... cuando me paro frente al naranjo
siento que es un espejo
y que mi vida se refleja
¿es acaso el presagio: que he perdido el sentido?

© Francisco José Malvárez

9 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Hermoso tu poema, Francisco. Tiene reminiscencias de Juana de Ibarbouru en su "Vendedor de naranjas".
Creo que el paisaje de infancia y el paisaje de todas las edades tiene una onda significación para el poeta.
Aplausos y un gran abrazo
María Rosa León

1.10.10  
Blogger Avesdelcielo said...

Bello poema. Desde la metáfora del árbol de naranjos elaboras tusentido en la vida. No lo has perdido , Francisco , lo tienes cada vez más lúcido.
MARITA RAGOZZA

2.10.10  
Anonymous Milagros Rodríguez said...

Francisco:el naranjo esta allí dando sentido a la naturaleza y sus frutos jamás se pierden, aunque se pudran sobre la tierra, es allí donde se reciclan y así, continúa el proceso de la vida El poema es hermoso , pero el tono es como el caer de una de esas naranjas.

2.10.10  
Anonymous galáctica said...

Francisco: qué colorido y qué sentimiento desbordan esas naranjas, cuánta fuerza vital en su crecimiento , en su lucha. Este poema conmueve, por sus diversas connotaciones, la del naranjo mismo y su lucha sin un aparente para qué, y la del yo lírico que se compara con el naranjo y siente que su vida fue malgastada como los frutos jugosos , caídos al "abismo".Un poema que expresa un sentimiento universal Irene Marks

3.10.10  
Anonymous Anónimo said...

En mitad del poema mi querido Francisco, ya iba pensando sobre su paralelismo con la vida, antes de leer tus versos finales, y más que reflejar tu vida, es un poco la vida de muchos...
el esfuerzo que a veces cae al abismo, lo que nadie percibe, el fruto que no llega...no amigo, es un poco el naranjo de todos.

Lily Chavez

3.10.10  
Blogger Cristina Ramb said...

Francisco, tu poema perfuma como los naranjos, esos espejos, siempre tu poesía es jugo para la sed

5.10.10  
Blogger claudia tejeda said...

Hola arbolito de naranjas, me gusta el jugo de tu poesía que se exprime en cada verso. Las naranjas que caen sobre la tierra, suelen convertirse en plantas nuevas, no todo cae en vano, amigo, no todo...

5.10.10  
Anonymous Anónimo said...

Francisco querido amigo !! Me encantan tus poemas, espontáneos. Tu mirada lúcida, privilegiada y siempre tendiente a la perfección de la belleza. Abrazo afectuoso ALFREDO LEMON

6.10.10  
Blogger Eduardo said...

Francisco
eres un naranjo que nos regala sus maravillas en cada poema, tu vida está cargada de frutos y nosotros, tus lectores, somos hormiguitas que esperamos que esa fruta caiga cerca de nuestras anhelantes miradas. Eduardo Chaves

7.10.10  

Publicar un comentario

<< Home