23.11.10

Poema de María Teresa Andruetto


Los hermanos García/ 1978-1983

...........A Juan, Antonio y Mary

Por la ventana que da a la Escuela Alberdi, veo pasar
hacia la noche a chicas como yo y a los muchachos.
Los escucho reír en la vereda, bajo esta ventana pequeña.
Es noche de sábado y los hermanos cocinan puchero
de falda y de quijada. Sé que otros se han escondido
en el Tigre, en la Patagonia o en Longchamps. Algunos
mandan señas, flores sobre la falda, desde Oslo,
Gotinga o Amsterdam. Yo vivo tras este ojo de buey,
con la quijada contra el marco, mirando a las chicas
y muchachos que cruzan la avenida. Es también sábado
en la pieza del hotel, sobre los techos de esta casa
de citas, junto a la comisaría, donde alquilan
los camioneros sus siestas de amor con los colimbas
o las mujeres de la Humberto Primo. Aquí, tras el vidrio
de esta raja de luz, bajo el ala de unos gallegos venidos
de Inriville, espero que pasen los meses o los años.
García quiere decir Smith y el más común de los mortales
se llama Juan. Sube cada mañana la precaria escalera
con su manojo de llaves y comida y como una lonja
de sol me abre paso entre putas, milicos y viajantes.

© María Teresa Andruetto

4 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Durísima historia, tan bellamente contada en tu voz poética,Marité.
Aplausos y besos
María Rosa León

23.11.10  
Blogger Mariasilvia said...

Como siempre, mi cálido respeto fascinado ante tu palabra. Un honor conocerte!

28.11.10  
Anonymous Anónimo said...

Tere querida, todo lo que decis en este poema viaja por los lugares que conozco y me dejan mirando, sentada a tu lado como quien espera que sigas o te detengas. Hermoso.

Lily Chavez

29.11.10  
Blogger julia del prado morales said...

Encantada de leerte, la historia que narras es trágica y a la vez hermosa. Qué manera de captar el momento que seguro viviste. Con alegría te abraza, Julia

29.11.10  

Publicar un comentario

<< Home