11.1.11

Carta de Leonardo Gastón Herrmann


Carta Quinta

Mis pies atravesaron lejanas aldeas tras tu sombra. Todos mis pasos, todas las noches en los refugios, entre sueños de atormentados, entre alaridos que nos despertaban.
Y más allá de la ventana sólo el infinito cielo, oscuro, infinito, cielo, solo. Las noches donde ángeles exterminadores incendiaban la ciudad de los condenados.


P.D.: Tal vez sea la muerte agazapada.

© Leonardo Gastón Herrmann

5 Comments:

Anonymous Anónimo said...

oscuro,infinito,cielo, solo y esa expresión con todos los bordes apretados. Una poesía fuerte como siempre, que entrega hace pensar, reflexionar. Bravo amigo.

Lily Chavez

11.1.11  
Anonymous betty badaui said...

Tiene fuerza y conmueve, gran logro para un poeta.
Un abrazo
Betty

12.1.11  
Anonymous Anónimo said...

Conmovedor...y esa postdata como testimonio de lo infinito.
Rosa Lía

12.1.11  
Blogger Máximo Ballester said...

Tremendo y con mucha fuerza. Muy buen poema. Un abrazo.

21.1.11  
Anonymous Anónimo said...

Querido Leonardo: Todas las palabras conducen al tenebroso submundo que es una metáfora del mundo de todos días. El cielo, infinito, es oscuro y la muerte, luce, en la posdata, agazapada. Una muestra más de tu negra visión del mundo y de tu sabio manejo de la impune Diosa Belleza.

Jorge Luis Estrella

31.1.11  

Publicar un comentario

<< Home