21.3.11

Poema de Cecilia Glanzmann


TE ESCUCHO, SEÑOR

Apresura el cáliz
y aquiétate en la paz de la comunión diaria
en mí
y en todos tus hijos.

- Soy y estoy.

- Gracias por ser y estar.

© Cecilia Glanzmann

7 Comments:

Blogger Liliana Varela said...

Se lee como una oración.
Muy bueno.
Lili

21.3.11  
Blogger Songo said...

Alta espiritualidad y conocimiento poético y Ontología ...

21.3.11  
Blogger claudia tejeda said...

El Padre siempre es y siempre está, el problema es que sus hijos somos ciegos.
Hermosa plegaria.

23.3.11  
Anonymous Anónimo said...

es un rezo hecho poesía.
saludos
Anahí Duzevich Bezoz

25.3.11  
Anonymous Anónimo said...

LA HERMOSA PRESENCIA Y LA ÚNICA..
cARIÑOS
SUSANA ROBERTS

25.3.11  
Anonymous betty badaui said...

Me agradó, Cecilia, fe y poema unidos. Va un abrazo
Betty

25.3.11  
Anonymous Anónimo said...

UNA BELLA PLEGARIA QUE LLEGA AL CORAZON

maria elena tolosa

27.3.11  

Publicar un comentario

<< Home