1.5.11

Poema de Carlos Roldán


señorita:
no se sorprenda pero
ya es la madrugada y ambos volvemos solos a casa
yo a la oscura habitación llena de ruidos
usted al cuarto propio donde la espera un gato

es rara mi cuestión y casi ni cabe
pero quería proponerle una pavada
tal vez a deshora o tal vez
casi oportuna como ángulo entre
la luna y júpiter

amémonos señorita
-mire: hasta me he puesto colorado-
amémonos como si nos amáramos
seriamente tomando a la vida en todo el esplendor
o al menos ese esplendor que algunos dicen
que en serio tiene

a los ojos mirémonos como si nunca
hubiéramos intentado cosa parecida
con desesperación y anhelo
-¿linda palabra no?-
con mucho anhelo y pasión
y un poquito de desesperación por si todo falla
a mí muchas cosas me fallan señorita
quise ser jardinero y astronauta
pero las hormigas -¿vio?-
las hormigas y los perros juguetones
y el precio de los viajes o yo
que con las matemáticas y las monedas
poco puedo

tampoco me lucí entre los amantes
las bellas no me amaron
y mucho menos las inteligentes
las bobas por ser tales
se iban justo esa noche a pasarla con vivos
las neuróticas me veían
demasiado parecido como para perder el tiempo

amémonos señorita
es mi último día de boy scout
el último de mis sueños y en una hora
comenzaré a ser gris como nunca hasta ahora todavía
gris de pesada niebla gris de tardes
que más vale nunca pero nunca
gris como las aguas grasas y servidas
como los cuerpos que flotan en el día
como la vana sed cuando el deseo se afloja

amémonos porque mañana parto
a una guerra en que perderé seguro
¡si soy del ejército de pobres
de esos que quieren justicia y mil pavadas
cómo no habria de perder si en esto
solo ganan los otros y yo no soy de ellos!

amémonos como uno necesitaría amarse
para que la vida fuera cristalina como un agua fresca
como el día que todos nos prometimos al principio
en lugar de esta cosa

oh señorita señorita
mi canción -ya sé- es un tanto
como quien dice confusa o torpe
o tal vez muy lúcida

yo la he contemplado vivamente
y usted está orgullosa del color de su pelo

no se preocupe por mí
ya tenía este costado de la calle
para morir con efectos dramáticos

salga a buscar un patrullero bonito
dé parte
no se pierda este lugar de esta buena escena
muérdase las uñas y llore así y grite
ya cierran las pizzerías de la avenida
y mi cuerpo ya flota en las estrellas

grite sobre todo grite
aúlle y dé parte
rasgúñese y parpadee como si sufriera mucho
mire qué bello color
cae del cielo

© Carlos Alberto Roldán

11 Comments:

Blogger yoli fidanza said...

Tono, música, lenguaje cotidiano dan originalidad al poema; al leerlo me hizo pensar en una carta llena de confesiones hasta que finalmente como corresponde a la generación joven (aunque desconozco la edad del poeta) resulta ser una sensible canción. Yolí

2.5.11  
Anonymous Anónimo said...

Me gusta el poema pero lo encuentro demasiado largo y por momentos se me cayó, creo que por esa misma razón. Un abrazo Carlos

Roberto Lastra

2.5.11  
Blogger Mónica Angelino said...

Alucinante, Carlos, Me encantó.

Saludossssssss

2.5.11  
Blogger Mariasilvia said...

Carlos, yo no he podido parar de leerlo y de encancionarme con las palabras!
Disiento con Roberto, tal vez porque en alguna parte de mí aún vive esa señorita a la que le hubiera gustado recibir una propuesta así (mirada de mujer?)("amémonos como si nos amaramos")
También soy del ejército de esos que quieren justicia y mil pavadas y estaría bueno que la vida fuera cristalina como el agua fresca (como sabe serlo de a ratitos)
(y qué bello color cae del cielo!)

3.5.11  
Blogger Cris Chaca said...

PRECIOSA POESÍA, Carlos!!
Y esos dos versos últimos son su digno broche de oro...
Me encantó!!
Placer de leerte!

4.5.11  
Anonymous Anónimo said...

Una fiesta de ternura y de amor, Carlos.
Aplausos, bises y un abrazo grande
María Rosa León

4.5.11  
Blogger Elisabet Cincotta said...

Carlos, un poema diferente con versos preciados y certeros, la estrofa final es genial.

abrazos
Elisabet

4.5.11  
Anonymous Anónimo said...

No se puede fingir el amor... "amémonos como si nos amáramos" ... ¿O sí? Pero el ruego es sincero y doloroso... Y el poema desgarra...
Celina

6.5.11  
Anonymous Anónimo said...

Carlos , una declaraión de amor de una manera diferente a las de antes pero al final da igual

maria elena tolosa

8.5.11  
Anonymous betty badaui said...

Carlos, acabo de leer algo diferente que me encantó, un gran abrazo
Betty

8.5.11  
Blogger Carlos Alberto Roldán said...

Yoli: te descepcionaria...

A los demás: abrazo por estar ahí en serio. Gracias...

21.5.11  

Publicar un comentario

<< Home