3.6.11

Poema de Carlos Dariel


La Higuera

la tarde rodea con su abrazo
las calles angostas
y la escuelita
emplazada en el pequeño pueblo
cercano a la selva

los rayos de sol que dan en la pared
dejan ver el deterioro
con furia estremecida

todo el lugar a la redonda
está enmarcado
por un silencio
nauseabundo y líquido

una puerta entreabierta
deja ver manchas de oscuridad
atravesadas por un hilo de luz
y más adentro
un catre
donde la presencia del hombre
reposa

© Carlos Dariel

10 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Figuras patéticas deambulan en el poema ,logrando un final por demas elocuente

maria elena tolosa

3.6.11  
Blogger Marina Centeno said...

Hermoso paisaje!
Saludos.
Marina Centeno.

4.6.11  
Anonymous betty badaui said...

Carlos, da tristeza la figura de la escuelita, tan hermoso el paisaje y tan sensitivi el poema...
Un largo abrazo
Betty

4.6.11  
Blogger Marcela said...

"Silencio nauseabundo y líquido", "Manchas de oscuridad atravesadas por un hilo de luz".
Imágenes, sentidos, simbolismos...
Un abrazo

5.6.11  
Blogger Elisabet Cincotta said...

Recordé esa escuelita, que seguro no es la que nombrás, de la tierra colorada... al fondo la higuera.

besos
Elisabet

6.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Tan sencillo como bello , Carlos!
Te mando un abrazo
Montse Bertran

6.6.11  
Blogger Mirna Celis said...

Carlos: enaltecés la precariedad y el abandono, con con una descripción detenida y una elección bella de metáforas.
Un gusto leerte!
Con gran cariño.
Mirna Celis.

8.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Hermoso y sencillo. Juan Lucas Andrín.

12.6.11  
Anonymous Emmanuel said...

La presencia del hombre reposa y la presencia del poeta la relata!

18.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Un compendio de palabras que reviven situaciones que no devieran.
muy bello.

13.7.11  

Publicar un comentario

<< Home