17.6.11

Poema de Claudia Tejeda


Inmóvil

En el tamiz de los labios
.... sobran
dolores no anunciados.
Grumos por esperas.
Coágulos sobre las espinas.
Y un buen día
diluvian clavos por lágrimas
y uno que está sin paraguas
sin armadura
se vuelve remolino sosegado
presidio del viento.
Silencio que respira bajo el agua
que no sabe irse
y tampoco arraigarse.

© Claudia Tejeda

17 Comments:

Anonymous claudia ainchil said...

inmovil,un titulo exacto.y uno que esta sin paraguas sin armadura se vuelve remolino sosegado presidio del viento.muy bien logrado

17.6.11  
Anonymous Anónimo said...

moviliza todos los sentimientos. increíble. susana zazzetti.

17.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Por ahí me desorientas...a lo Ballester. Es tanta tu gama de tonos poéticos que todos los pajaritos se me vuelan ante la sorpresa. Bello poema y ese final que me hizo recordar a mi poema sobre las fotos, que dice:"Tantas fotos me hacen ver / que nada se detiene ni termina de irse."
Y es así, con eso que queda ahí, como el silencio tuyo sin atreverse a las decisiones. Muy bueno princesa.

Lily Chavez

17.6.11  
Anonymous Anónimo said...

delicioso!, fuerte, impactante y te remata así: dejandote "inmovil"
mucho, pero muy mucho me gustó, gracias poeta!
un beso enorme
francisco

17.6.11  
Anonymous Anónimo said...

David Antonio Sorbille dijo...
Qué maravilla, Claudia. Me encantan tus versos. Un abrazo

17.6.11  
Anonymous Verónica Peñaloza said...

Clau, dos preciosuras. Tu poema y vos, tan así, sin paraguas, sin pilotos y sin armaduras. Un placer leerte.

18.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Intenso tu poema. Una síntesis deliciosa y profunda.Patricia Aguilar

18.6.11  
Anonymous Anónimo said...

el desamparo y la sorpresa tan bien
explayados, y el final...¡hermoso!
saludos
Anahí Duzevich Bezoz

18.6.11  
Blogger Marcela said...

Clau, sabés que me gusta tu poesía, pero este poema me puso la piel de gallina, es bellísimo...

18.6.11  
Blogger Ricardo Juan Benítez said...

Claudia, lo más probable que cuando uno esté a la intemperie y sin paraguas, diluvien clavos. Hermosa y creativa poesía.

19.6.11  
Anonymous Anónimo said...

muy buen poema,logra transcribir eso...lo inmóvil...con el movimiento de las palabras,pura acción poética,felicitaciones,Marizel Estonllo

20.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Hermosas imágenes entramadas en este poema que me sugiere esa quietud tan cercana a la humildad después del dolor, en el fondo, esa sabia actitud
de sólo estar, para dejar pasar el vendaval.
Un gran abrazo,
Juany Rojas

21.6.11  
Anonymous Anónimo said...

La quietud y el silencio, querida Claudia, en un poema de imágenes de una belleza conmovedora. Y sin comas. Un fuerte abrazo.

Jorge Luis Estrella

23.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Claudia:

El dolor inmoviliza, y al rato la inmovilidad y el dolor son uno solo, pero si el dolor deja de sentirse deja de ser dolor, asi que como bien dices, ni se arraiga ni se va. Me gusto mucho tu poema.

Carmen Amato

23.6.11  
Anonymous eduardo.s.chaves@gmail.com said...

Claudia
un intenso poema que emociona, eriza la piel, estruja el corazón. Cada verso en una imagen completa, infinita. Tu capacidad poética es inmensa. Bello y tremendo texto. Eduardo Chaves

24.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Hermoso Poema Claudia. "Eso de estar sin paraguas, sin armadura" lo conozco profundamente. Saludos
Eduardo Alberto Planas

29.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Quizá sea la poesía el único paraguas, la última armadura.
Abrazo
Alicia Perrig

3.7.11  

Publicar un comentario

<< Home