10.6.11

Poema de Daniel Montoly


MEMORIA DE UN CANÍBAL

Los gritos son esa accesible rivalidad de la palabra.
-Terapia de choque-
A Oliverio Girondo

Pégales. Abúsalas.
Sacúdelas.
Sácale
el jugo.
Explótalas.
Déjalas
querellarse,
no hay
otro más
que tú
para escuchar
sus quejas.
Sacúdelas.
Sedúcelas.
Córtalas
en trozos.
Comételas
y pásalas
de duda
por el recto
que sobra
tiempo, y
puntos, y comas.

© Daniel Montoly

17 Comments:

Anonymous IVANA said...

Daniel: hola muy buen poema, tiene fuerza, ritmo y se nota que implementaste el estilo de Girondo, que también me gusta mucho. Yo hice poemas parecidos a estos, algún día los compartiré con ustedes.

11.6.11  
Anonymous Anónimo said...

Este poema también me es extraño en vos Daniel, he leído otras cosas pero me gusta muchísimo la diversidad, salirse de las estructuras habituales y este tiene el peso de las palabras en cascada.Creo,a no ser que sea por alguna razon, que hay un error ortográfico en el título? Un abrazo.

Lily Chavez

Lily Chavez

11.6.11  
Anonymous Anónimo said...

sí dany
hay que hacer esto con laspalabras
si es con crema chantilly mejor
desde graciela abrazo

11.6.11  
Blogger Mirna Celis said...

Daniel: una imperatividad muy sugerente tu poema. Me atrapó mucho su fuerza e intensidad.
¡¡Un placer degustar palabras así!!
Cariños enormes.
Mirna Celis.

12.6.11  
Blogger Mariano said...

Me gusta mucho este poema, Daniel: la poesía es juego -jugo-, ironía, multiplicidad de sentidos.

Te felicito y te mando un gran abrazo.

Mariano Shifman

12.6.11  
Blogger Elisabet Cincotta said...

Muy bueno Daniel, me gusta lo veriginoso del poema, y hay tiempo.

besos
Elisabet

12.6.11  
Blogger Máximo Ballester said...

Muy bueno. Es como un juego muy divertido. Me encantó. Un abrazo.

13.6.11  
Blogger Cecilia said...

Esto es muy distinto a lo que había leído de vos hasta ahora, me sorprendió la fuerza de la palabra que irrumpe.
Marina C Kohon

20.6.11  
Blogger Daniel J. Montoly said...

Hola Ivana!
Me gusta experimental con diferentes estilos, tomando de Girondo esa actitud vanguardista del desenfado con la palabra pues me arriesgué a cruzar el océano.

Parece que no me fue tan mal a juzgar porque todavía nadie me ha dado un tomatazo.

Muchísismas gracias Ivana, hey, ne gustaría leer algunos de tus poemas. Puedes enviarme algunos?
Daniel

24.6.11  
Anonymous Anónimo said...

daniel montoly^ el hombre de las sorpresas^ todo un poema con una estructura como un cuerpo^ un cuerpo desenvolviendo las proporciones del ritmo de la fusta del poeta^ como un auriga gobernando el carro en un circo romano^^^
buhamente^^^
m.e.

24.6.11  
Blogger Daniel J. Montoly said...

Muy cierto Lily, este poema fue un ensayo de la búsqueda de otra manera de decir las cosas, yo siguiendo lo dicho por el maestro, intento no tener ningún estilo, porque le tengo miedo al aburrimiento y una vez se desarrolla un estilo se vuelve rutinario. Sí. Había un error ortográfico que desafortunadamente sucedió por la manía mía de cambiar los títulos a último minuto.
Gracias Lily por dedicar tiempo a leerlo.
Daniel

24.6.11  
Blogger Daniel J. Montoly said...

Hola Graciela!
Me suena como muy buena idea, especialmente porque siento un poco de hambre, pero aun no salgo de trabajar, estoy en un receso. Muchas gracias querida Graciela por leerlo.
Va un abrazo.
Daniel

24.6.11  
Blogger Daniel J. Montoly said...

Hola Mirna!
Hace ya muchos años comencé a leer algunas cosas de los futuristas italianos y me llamó mucho a la antención cómo planteaban el uso de la fuerza, de la velocidad y de la tecnología en la literatura. Tú has señalado algo muy importante en tu observación; fuerza e intensidad.
Me alegro mucho que te haya gustado.
Va un abrazo.
Daniel

24.6.11  
Blogger Daniel J. Montoly said...

Saludos Mariano,
estoy de acuerdo contigo, tiene que siempre cuestionarse las barreras y el límite para poder hacer algo novedoso, pero no siempre se acierta, a veces sucita reacciones no muy postivas en su momento. Me alegro que te gustara.
Daniel

24.6.11  
Blogger Daniel J. Montoly said...

Querida poeta Elisabet,
reciba un saludo de mi parte. Le agradezco que dedicara parte de su tiempo a leer este poema. Me alegro que pudiese gozar de su agrado.
Abrazos.
Daniel

24.6.11  
Blogger Daniel J. Montoly said...

Hola Máximo!
Hay que jugar para crear, porque si deja de ser divertido, entoces no vale la pena hacer nada, porque se vuelve como el trabajo, que todo el mundo lo odia. He encontrado a muy pocas personas que amen su trabajo, precisamente. Por la naturaleza misma del trabajo.
Comparto un fuerte abrazo.
Daniel

24.6.11  
Blogger Daniel J. Montoly said...

Hola Marina!
Qué grato placer encontrarme con tus palabras, me alegra mucho saber que estuviste por aquí, ahora me lo confirman tus huellas. Si, es distinto, a veces escribo como un adoslecente otras como un anciano, pero experimento hasta que un día me canse de escribir poesía, que espero nunca suceda.
Va un abrazo. Estuve en tu blog, muy bueno, te voy a escribir más tarde para proponerte una idea.
Daniel

24.6.11  

Publicar un comentario

<< Home