4.12.07

Poema de Leopoldo González


TREINTA AÑOS


Me desperté como siempre
como siempre ducha mate cajeteo
extrañar el puto cigarrillo
zapatilla vaquero y a la plaza
abrazos encuentros compañías
extrañar el puto cigarrillo nuevamente
encontrarte alegrarme
pensar en el dos de oros
custodiado por el as de basto
sentirme importante
portando el asta de la bandera
que me identifica y me decreta
treinta años
que viejos están algunos
por qué me dolerán tanto las piernas
por qué
me agito tanto
por qué me gusta tanto decirle compañero
a los compañeros
como extraño hoy el puto cigarrillo
como me fortalece decir que me la banco
y que no voy a pitar por más que extrañe

como me calienta compañera
que haya venido hasta la plaza
siento que es solo para verme
creerlo así me reconforta
como me duelen las piernas
y un poco el pecho
te acordás de cuando en el monte
con el equipo y las marchas
no sentía nada
también extraño el mate
será la hora

treinta años
recuerdo a Gardel y treinta no son veinte
pero tampoco son nada
solo que extraño el puto cigarrillo
el mate y el monte
o lo que el monte significaba
en todos los sentidos

me siguen asombrando tus ojos
me gusta encontrarlos en semejante multitud
sabiendo que solo vinieron a verme
treinta años compañera
disculpe que no le de toda la atención
que se merece
pero no todos los días me duelen treinta años
extraño el puto cigarrillo el mate
y los recuerdos del monte

a otra cosa
que no la distraigan con esas
discusiones de que el documento sí
o el documento no
de que si las madres y las abuelas
o de que si hubo piñas o disputas
lo importante compañera
es que estábamos todos
estaban ustedes en las banderas
los treinta mil juntitos
estaban los exiliados
los internos y los externos
tampoco caiga en la trampa
de discutir sobre esto
estaban los caídos en combates
y los asesinados reconocidos
como muertos en combate

estábamos los sobrevivientes
con nuestras banderas
estaba el pueblo

y estaba usted y yo
y mis ganas terribles de fumar
de tomar mate
de instalarle en los ojos
la necesidad de la ternura
entre un largísimo listado de cosas
que se podrían agregar.

  • cajeteo = En el argot carcelario recuerdo, añoranza, nostalgia.

© Leopoldo González

5 Comments:

Blogger Gustavo Tisocco said...

Bienvenido Leopoldo a este sitio que pretende difundir a poetas contemporáneos.
Un abrazo Gus.

4.12.07  
Blogger Maria Rosa said...

¡Qué maravilla tu poema, Leopoldo!
Ese recuerdo que duele en la memoria y esa memoria que debe perdurar en el canto de todos los poetas.
Un cariño grande
María Rosa León

5.12.07  
Blogger Marta Zabaleta said...

Me ha parecido enternecedor y ha revuelto cada una de las fibras de los recuerdos.
Gracias.
Lo he puesto en mi glog cultural, que, por si quisieras verlo, aqui va.
http://boards3.melodysoft.com/app?ID=Shaharazad&msg=2510
Calidos abrazos
Marta

5.12.07  
Blogger Avesdelcielo said...

La memoria es madre fecunda. Bravo.
MARITA RAGOZZA

6.12.07  
Blogger leopoldo gonzalez said...

MUchas Gracias a todos. Leo.

10.12.07  

Publicar un comentario

<< Home