21.2.10

Poema de Gabriela Delgado


Lunas menguantes

Nacemos hueso y carne.
Multiplicando sueños. Tropezando.
¿Quién no lleva alguna marca?
¿una sombra inconsciente
en la trastienda de los ojos?

Hay quienes generan vientos,
escupen palabras y van de orquesta por la vida.
Viven rápido, sin detenerse.
Sin registro de ayeres.

Hay quienes intentamos el vuelo,
nos ahogamos en otros,
callamos nuestro dolor de cada día.
Lo vamos apilando en lunas menguantes
hasta que la noche es tan negra
que la llama se extingue.

Sin que los demás lo hayan notado.

© Gabriela Delgado

18 Comments:

Anonymous Anónimo said...

El dolor de cada dìa
" lo vamos apilando en lunas menguantes....sin que los demàs lo hayan notado."
Buenìsimo Gabriela!!

Y Aplausos!!

Tere Vaccaro

21.2.10  
Anonymous Anónimo said...

es verdad, cada vida, es un universo, y no todos miran el mismo cielo, muy buen poema, muy emotivo y real
saludos
Anahí Duzevich Bezoz

21.2.10  
Blogger Fabiana said...

Cuánta tristeza! Aunque es evidente el vuelo en la poesía e inevitables las marcas de la experiencia. felicitaciones. Fabiana

23.2.10  
Anonymous Anónimo said...

muy bueno Gabriela !!! Milagros

24.2.10  
Anonymous Anónimo said...

Querida Gaby...nacemos hueso de palabra..ala de hueso..y asi volamos...a ras de alma...como vos
un abrazo.MARIA DEL MAR

24.2.10  
Anonymous Anónimo said...

qué lo parió... cómo vas a soltar así el alma, como lo vas a decir quemando con las palabras?... hermoso, hermoso, pero duele
gracias, un enorme abrazo, francisco

24.2.10  
Anonymous Anónimo said...

Qué maravilla leerlo, Gaby.
Me encantó absolutamente.
Un dolor infinito y guardado.
El alma a la intemperie, amiga.

Un abrazo,

Alicia Márquez

24.2.10  
Blogger Leonor Mauvecin said...

"una sombra inconsciente
en la trastienda de los ojos?" qué maravilla , qué poderosa metáfora .Bello poema y conmovedor Leonor

24.2.10  
Anonymous Anónimo said...

La Princesa está triste. Pero, con tristezas expresadas de esta maravillosa manera, la Princesa se convierte en Reina y la Reina reina en el trono de su poema. Conmovido hasta los huesos, te aplaudo.

Jorge Luis Estrella

25.2.10  
Anonymous Anónimo said...

Gabriela, tu mano escribió, en tu mano se expandió el azul húmedo que yo llamo tirsteza alta y oculta. Y la poesía nos espeja y nuestras manos se toman de ella y de ella nos tomanos y las lágrimas a veces son palabras que nos secan.Un abrazo,
María Paula Mones Ruiz

26.2.10  
Blogger Nerina Thomas said...

Todo pasa. El dolor se desvanece, cuando llega la luz de la esperanza. Que también pasa.
Todo vuelve y todo llega.
Se trata de saber discernir siempre.
un abrazo grande!!

27.2.10  
Blogger Máximo Ballester said...

El vuelo siempre, Gaby. Y los otros nuestros tan nesesarios en el camino.
Hermoso poema.
Besos.

27.2.10  
Anonymous Anónimo said...

Que decirte?
Prefiero seguir intentando el vuelo...

Que bello poema!
Te quiero

Mariana Toniolo

28.2.10  
Anonymous Anónimo said...

David Antonio Sorbille dijo...
Un poema magistral. Todo mi afecto Gabriela.

28.2.10  
Anonymous Anónimo said...

los que generan vuelos, los corchos que flotan de palabras vacias y alas huecas, los lustrosos sin marcas, esos...esos por suerte no nos pertenecen querida amiga.
gracias por este poema bellisimo
fabiposse

1.3.10  
Blogger Amalia said...

Precioso!.No hay vuelos que no se construyan con el hueso, con la carne, con la mirada abierta sobre nuestra humanidad, sobre el dolor.Tampoco los hay sin dignidad, sin coraje, sin amor por la vida, pese a todo.Me encantó tu poesía. Un abrazo. Amalia

1.3.10  
Blogger Myrtha Milella said...

GABY que bello poema no se espera otra cosa de tí.
besos myrtha

2.3.10  
Blogger Nerina Thomas said...

Brillante, sin duda. un cariño

27.5.10  

Publicar un comentario

<< Home