20.2.10

Poema de Patricia Díaz Bialet


DE CUANDO APRENDÍ A NO AMAR

y entonces los demás me atraen me cobijan me gobiernan
pero bien internado en mi muslo hay algo de avestruz que huye
algo de vértigo profundo de malabar equivocado

por eso algo de mí
no todo
algo de mí se despedaza se quiebra se anquilosa
y regresa serenamente con sus escombros a su lugar de animal doméstico

y también algo de mí se yergue en caja de bestia
y me lanza estrepitosa hacia tu cuello erguido
hacia tu siemprenunca transparente en la promesa

algo de mí se evapora cuando me atraen me cobijan me gobiernan
cuando en este mismo sillón el dedo infame me corrompe
cuando justo debajo de tus glúteos se desenvuelve la parsimonia exacta
cuando entreveo vellos en septiembre
hombres duchas jabones diezmados en fricción tremebunda

por eso declaro que algo de mí
no todo
se repone a sí mismo el coto de ciervos malheridos

algo de mí se fuga envuelto en palabras
mientras miento felizmente en descaro de ahogo
y vuelvo a abofetear el aire
y me elevo desierta de mí
como se eleva el alma de celofán de los niños cuando mueren

© Patricia Díaz Bialet

12 Comments:

Blogger Pere Bessó said...

Hermoso, hermoso, hermoso. Sólo un ligero pero: ese "no todo" creo que no añade nada. Por lo demás, qué gozada de imágenes eróticas fluyendo hacia el canto de la inocencia/experiencia. Ay de esa avestruz en tu muslo, esa metáfora de género próximo que estudiara el maestro Bodini...
Un gustito, ay.
Pere Bessó

20.2.10  
Blogger Norma Padra said...

Querida Patricia: desde "el sombrero azul", no he leído ningún otro libro tuyo. Te mando un abrazo y que siempre defiendas tus ideales.
Norma te saluda.

20.2.10  
Blogger Mónica Angelino said...

Muchas muy buenas imágenes tiene este poema y muy bueno y pertubador ese final de niños muriendo.

Besosssssssss

20.2.10  
Anonymous Anónimo said...

un trabajo literario realmente, se nota, se nota, se nota
saludos
anahí duzevich Bezoz

21.2.10  
Blogger Fabiana said...

Bellísimo poema, Patricia. Felicitaciones. Fabiana

23.2.10  
Anonymous Anónimo said...

Un poema con oficio, se nota. MIlagros Rodríguez

24.2.10  
Blogger Leonor Mauvecin said...

Cuánto erotismo en tus palabras!!! seductor y dulce , mordaz y dolorido. Y esa inocencia que se juega en el celofán del niño Hermoso Leonor

24.2.10  
Blogger Marta R. Zabaleta said...

Coincido con Leonor palabra por palabra y, como siempre, me amparo en tu sombrero para recogerme de ese mundo que otras veces nos es ajeno, no cuando lo sentimos adentro tal cual como por fuera nos quema la piel ajena.
A mi casa ha arribado un mensajero muy bello, que se comunica conmigo en la plenitud de la poesía.
Por eso y por este nuevo encuentro, te abraz fuerte, Patricia.Marta

24.2.10  
Blogger Myrtha Milella said...

Patricia, es un poema muy bello
Un erotismo sutil que recorres sin prisa.
besos myrtha

25.2.10  
Anonymous Anónimo said...

Bellísimo poema. Grande. Con un final que estremece y sorprende.
Gracias
Abrazos
Alicia Perrig

25.2.10  
Blogger Nerina Thomas said...

Profundo el poema, la tristeza lo cierra. Gracias!!

27.2.10  
Anonymous Anónimo said...

David Antonio Sorbille dijo...
Qué maravilla Patricia. Me encanta el vuelo de tu poesía. Excelente!

28.2.10  

Publicar un comentario

<< Home