13.2.10

Poema de Isabel Guevara


EN PRIMER ORDEN

A Rodrigo, mi hijo
quien sabe alternar con los perfiles del paisaje
y se oficia

nada presto ..... todo entrego
para no permitirle hábitat a las enmiendas

no espero por la ola que desate las amarras
de mi osamenta

espero sí,
por la libélula que en orden de azar alcance
y se deje palpar
por la esencia que no limita

desde aquí .... dónde al presente trazo
acaricio
con esta humanidad de arena
tan laberinto de piedra y porosidad
en donde diáspora y contener intiman

....................... sin respiro
espero sí
en el corazón del otro
y la rosa de Eco

sin pócimas para consagrar
el umbral que no inmolé -a tiempo-

© Isabel Guevara

9 Comments:

Blogger Tony said...

Bella tu "humanidad de arena" que acaricia. Espero que en el corazón del otro, la rosa crezca a tiempo. Un abrazo. Antonio.

17.2.10  
Blogger galáctica said...

Isabel: tu poema es delicado y sugiere. con sentido filosófico, las distintas variantes del ser-en-el-mundo("la esencia que no limita"), con sus dolores, su búsqueda, su magia("la libélula que en orden de azar alcance") y ese gran misterio"el imbral que no inmolé a tiempo"). La humanidad es "el corazón del otro", donde tu poesía espera que crezca como dice Tony, esa rosa infinita. Un poema para entrar en él y seguir sus caminos, una honda propuesta.
Saludos Irene Marks

18.2.10  
Anonymous Anónimo said...

David Antonio Sorbille dijo...
Un poema enriquecido con notable hondura. Un gran saludo, Isabel.

22.2.10  
Blogger Silvia Loustau said...

Isabel, es la primera vez que leo un poema tuyo.Encuentro en él un estado de lucidez que nos lleva a la percepción a través de la imagen.
Cordialmente,


Silvia Loustau


www.silvialouetau.blogspot.com

24.2.10  
Blogger Isa said...

Querido Gus, un vez más te agradezco la entrega de nuestros trabajos. Voy algo retrasada con respecto a las lecturas de todos los links que me has enviado. Sin embargo, comienzo a revisarlos, sapiente y expectante de las sorpresas a encontrar. En tu blog de mispoetascontemporaneos siempre hallo perlas negras, exóticas, rarezas que me maravillan. Otra vez gracias querido amigo por la difusión generosa. Va un abrazo sin prisas, Isa

14.4.10  
Blogger Isa said...

Gracias Tony por la palabra cálida, el aliento y la lectura. Crecen las rosas estimado amigo en la estación y hora que corresponde. Sí que sí. Abrazo sin prisas, Isa

14.4.10  
Blogger Isa said...

Hola Irene -galáctica-. Una vez más me dejas a la intemperie y, se agradece. Yo he visitado algunas veces tu blog y guardo gran respeto por los análisis, exploración y lecturas agudas que haces sobre obras de escritores. Contigo el viaje siempre es prometedor. Contigo recuerdo a la inolvidable poeta venezolana, Hanni Ossott, quien expresaba: “Me gusta descubrir un poeta”/ “...porque es tan difícil entrar en un mundo poético particular que cuando esto sucede es todo un acontecimiento” “El lector de poesía debe ser ante todo un lector humilde, pasivo, receptor de riqueza” Tú lo eres Irene y, yo, lo agradezco.
Hanni, además de ser poeta, enseñaba a leer poesía en la Universidad Central de Venezuela.
Tus acotaciones, razonamientos, me hablan de un periplo realizado calmadamente. Tus disertaciones llevan el sello de la calma del viajero sin prisas, aceptante del caudal a conseguir. Abrazo grande, Isa

14.4.10  
Blogger Isa said...

Gracias David Antonio por la lectura, el repaso y la observación y tu palabra. En eso de poemar con hondura, tienes experiencia. He quedo prendada de tu "DECIA ELIOT" / "...entonces / surge la tarde / el viento y la palabra / y la tenue anunciación del poema / que cambia el tiempo / y la posibilidad / de verificar nuestro impulso..."

Abrazo queda para ti, Isa

14.4.10  
Blogger Isa said...

Gracias Silvia por la lectura, el recorrido, la nota. Yo he quedado embelesada por tu poema a Ana Frank, conversacional, tan íntimo, como si de entre dos viejas amigas, compañeras se tratare. Y entonces lo repasé, lo volví a navegar y el alma, tras el trayecto, se cimbró. Hay dolores y esperanzas que se repiten, sin importar la geografía. Pero, siempre la esperanza, sí. La tuya en “ese brindis final” la mía “en la rosa de Eco”. Abrazo sin prisas, Isa

14.4.10  

Publicar un comentario

<< Home