12.2.10

Poema de Pablo Queralt




El vuelo de las golondrinas entra en el ojo en el hueco

del silencio interrumpido en la casa dibujada al abrir
las ventanas que la fatiga reinventa.


© Pablo Queralt

5 Comments:

Blogger deliteraturayalgomas-2 said...

Pablo, qué textualidad, qué dominio de la voz para recrear ese poema con tanta brevedad. Me agradó, fue un gustazo leerte.
Abrazo
Betty

12.2.10  
Blogger Norma Padra said...

Querido Pablo... silencioso...
Mi abrazo por tus bellos poemas.
Norma

12.2.10  
Blogger Rolando Revagliatti said...

Me gustó tanto este poema tuyo, estimado Pablo, que no es imposible que llegue a disiparse mi recuerdo de que te retiraste hace un año y pico de cierta platea del Centro Cultural de la Cooperación, justo antes de que me tocara leer mis textos al público presente.
Grande el saludo en el atardecer de un sábado en casa.

R. R.
http://rolandorevagliatti.blogspot.com


_____________________

13.2.10  
Anonymous Anónimo said...

Tu poema, querido Pablo, es breve, sustancial y tiene vuelo propio.
gracias por las golondrinas!
Montse Bertrán

14.2.10  
Blogger DarkPoet said...

Buen ejemplo de verso proyectivo en este poema de Pablo.

un abrazo.
aldo.-

25.2.10  

Publicar un comentario

<< Home