11.5.10

Poema de Cristina Ramb


Desahogo

Gritar en plena noche
rompiendo la garganta
gritar desde las tripas
los puños apretados
desde el centro del alma
gritar de cara al cielo
de rodillas, de panza.
Gritarme las ausencias
la sangre,las entrañas.
Salirme por la boca
vaciarme la nostalgia
Gritar, gritar el miedo
estallar toda calma.
Gritar, gritarme
Hasta que el silencio
me devore de nuevo.

© Cristina Ramb

15 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Y...Cris, poeta que me llena, que admiro, que me encanta escuchar, con "sus desahogos" con su búsqueda, con su mirada al interior y exterior de las cosas. Felicitaciones y gracias por la palabra.

Lily Chavez

11.5.10  
Anonymous Anónimo said...

Gritar hasta volver al silencio.
¡Qué poemazo, Cristina!
Me lo llevo, como decía un amigo gran lector.
Aplausos, besos y bises
María Rosa León

11.5.10  
Anonymous Anónimo said...

Que gran poema.
Felicitaciones.
Un abrazo.
Dragontesa Leuzzi.

12.5.10  
Blogger ©Claudia Isabel said...

Excelente poema
Hay que gritar, hasta romperse!
luego el poema unirá esos pedazos

12.5.10  
Blogger Laura said...

Elogios y más elogios a tu grito!. Fantástico. un abrazo.

12.5.10  
Blogger RICARDO JUAN BENITEZ said...

¡Ojalá, querida Cristina, se pudiera vaciar el alma de nostalgia con un sólo grito primal! Gracias por tanta poesía.

14.5.10  
Blogger Eduardo said...

Cris
admirable poema que no deja lugar a otra cosa que seguir su ritmo hasta el final. Sin dudas, estás en una conexión intensa con la poesía y ella te ofrece todas sus alternativas para que las palabras se acomoden en su justo espacio. Genial lo tuyo. Eduardo Chaves

14.5.10  
Anonymous Anamaria Mayol said...

Bello y profundo Gracias Anamaría

14.5.10  
Anonymous Anónimo said...

en la distancia llega la fuerza de tu grito, la posía de tu grito y ese finl hermosa, magistralmente bien logrado.
con admiración
itzela

14.5.10  
Blogger galáctica said...

Cristina: Un poema dolorosísimo, de expresión intensa, con esa reiteración de la palabra gritar que va creando el rimo creciente de la desesperación. Un grito parido con esfuerzo, con dificultad y que finalmente logra expresarse, convirtiéndose en una catarata. Logradísimo. También muy lograda la imagen de Gus. Saludos poéticos Irene Marks

15.5.10  
Blogger fanny said...

Primero latigaste mis ojos

ahora mi boca.
Ay castigo castigo este de leerte!

Cuánto dolor, Cristina...

Sensiblemente, Fanny

15.5.10  
Anonymous Anónimo said...

Bravo por ese grito que arranca desde lo más profundo de vos misma.Alda Salzarulo

15.5.10  
Blogger Leonor Mauvecin said...

Un grito agudo y doloroso que eriza la piel y nos conmueve por su dolor y su belleza Un abrazo Leonor

18.5.10  
Anonymous Anónimo said...

Lo recorre un magnífico ritmo y lo anima una fuerza extraordionaria y el poema se expande desde el grito hacia el silencio. Buenísimo, Cristina, estupendo.

Jorge Luis Estrella

18.5.10  
Anonymous Anónimo said...

Sí!!! gritar Cristina, tu grito de parturienta de vos misma, tu gritopoema me llegó hondo, es un autético grito del alma buscándose...y el silencio..... el silencio....inevitable contracara del grito....en la relajación estás parida, un abrazo, María Chapp

23.5.10  

Publicar un comentario

<< Home