21.5.10

Prosa de Claudio Simiz


La piel

Solo una cosa tenemos para siempre:/las cicatrices de la verdad en nuestra piel./ Lo demás/ son los callos/ los guijarros del día/ erupciones de una pasión efímera/ escoriaciones de una pedrada cósmica que no supo esquivarnos./
El corazón es ciego y sordo/ late/ prefiere no saber nada/ late/ ignora sabiamente/ desde qué tarde le llegará tu ausencia/ a decirle ”eso es todo”.

© Claudio Simiz

7 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Ay ! Claudio, qué tristemente cierto es lo que dicen tus palabras en tan breve pero hermoso texto. "Y el corazón es ciego y sordo... late" y la vida no nos deja y duele.
¿Y eso es todo?
Celina

21.5.10  
Anonymous Anónimo said...

La piel como testimonio del paso del amor por nuestra vida.
¡Genial, Claudio!
Aplausos y un gran abrazo
María Rosa León

21.5.10  
Anonymous Anónimo said...

Buenísimo y profundo.
Te aplaudo.

Alicia Márquez

21.5.10  
Anonymous Anónimo said...

las cicatrices de la verdad en nuestra piel...

es muy cierto y profundo.

un saludo grande
Silvana

22.5.10  
Anonymous Anónimo said...

El corazón, eco de la piel marcada.
Abrazo
Alicia Perrig

24.5.10  
Blogger Eduardo Espósito said...

Muy buen poema Claudio. Amerita un aplauso, como muchos de los tuyos. Interesante el nivel de introspección que has alcanzado.

25.5.10  
Blogger Benjamin Mejias Caris said...

Bello lenguaje en unos de nuestros más duros pasos... "esos es todo".
Felicitaciones Claudio.

3.6.10  

Publicar un comentario

<< Home