1.7.10

Prosa de Claudia Tejeda


Contrapeso

Los zapatos acordonados desalojan al par de pies entumecidos.
Diez dedos cortos florecen como un abanico de uñitas pintadas.
Buscan su destino de peces en la bañera de agua tibia y conmemoran la libertad amniótica de cuando sólo sabían flotar, de cuando aún no debían cargar con el equilibrio de la mujer que los enjabona.
Se entregan a la fricción de la toalla antes de imantarle la verticalidad hasta el espejo, antes de hundirse en una cárcel de nylon para mantenerla de pie el resto del día.
Todavía la mujer cree que estiba en su cabeza los remordimientos, para no inclinarse demasiado en una venia que le arruine el peinado, mientras comprime los pasos en hormas confidenciales y aplasta en sus talones la peor huella de sí misma.

© Claudia Tejeda

18 Comments:

Blogger Marsum said...

Claudia tejera me inspira una sensación de estar lo que evoca increible.

1.7.10  
Blogger Rolando Revagliatti said...

Este lector, Claudia, se ha regodeado con tu texto.


R. R.
www.revagliatti.net


_______________________

1.7.10  
Anonymous Anónimo said...

Hermoso Claudia y originalísimo. Todo lo que decís desde la cotidianeidad de un baño de pies. Alda Salzarulo

1.7.10  
Blogger Alberto Peyrano said...

El peso del mundo sobre 10 alitas tan pequeñas....
Hermoso!!!
Un abrazo, Alberto

2.7.10  
Anonymous Anónimo said...

bueno, claudia... por qué tanto!!! hermoso, exuberante!
delicioso!!!
un beso enorme y gracias
francisco

3.7.10  
Blogger fanny said...

Qué bien que camina Claudia, qué bien que camina!

Así tan elegante como nos tiene acostumbrados con sus textos Limpios.

Sensiblemente, Fanny

3.7.10  
Blogger Elisabet Cincotta said...

Y alguna vez lo hará libremnte. Muy bueno Claudia.

abrazos
Elisabet

4.7.10  
Anonymous Anónimo said...

David Antonio Sorbille dijo...
Un texto mágico, Claudia. Mi admiración de siempre.

5.7.10  
Anonymous Anónimo said...

Buenísimo Claudia, me encantó la personificación de esos pies y tanto más todo lo que transnmite tu texto.
Un abrazo cariñoso,
Juany Rojas

5.7.10  
Blogger Máximo Ballester said...

Me encantó, Claudia. Y el final, uff, muy tejediano. Un beso.

7.7.10  
Anonymous Anónimo said...

Claudia: ¡Qué pocas veces nos detenemos a pensar todo el peso del cuerpo que "pesa", valga la redundancia, sobre los pies!
Tu poema hace pensar y emociona.
¿Bravo por eso!
Un beso grande
María Rosa León

8.7.10  
Blogger Cristina Ramb said...

Aplasta sobre sus talones la peor huella de si misma... Pensaba en las máscaras. Me gustó. Un abrazo

12.7.10  
Blogger princesa_bacana said...

Genial Claudia!
Nuestros pies están obligados a tolerarnos y sufren silenciosamente...

Besos!

15.7.10  
Anonymous Anónimo said...

Muy original este escrito, te felicito...Any Carmona

15.7.10  
Anonymous Anónimo said...

Rebueno Claudia
ahora cuidaré mas mis pies
que me llevan deaquí para allá
desde grciela abrazo

15.7.10  
Blogger Eduardo said...

Claudia
confirmado en este poema el talento que dispones a la hora de escribir sobre la vida. Esta mujer que en un simple acto cotidiano refleja una mirada profunda sobre una situación tremenda, es sin lugar a dudas UNA OBRA MAESTRA. Felicitaciones. Eduardo chaves

18.7.10  
Blogger claudia tejeda said...

gracias miles por tantos mimos, estoy colorada como un tomate...y mis pies se sienten revalorizados...
Abrazos a todos!!!!

21.7.10  
Anonymous Anónimo said...

Los mimos se los hacés vos a nuestros ojos, a nuestro corazón a todo nuestro ser. Hasta mis pies gozaron con el texto. Gracias, querida poeta.

Jorge Luis Estrella

30.7.10  

Publicar un comentario

<< Home