8.8.10

Poema de Amalia Mercedes Abaria


POR QUE AMO ESTE PINO

Por qué amo este pino…y aquel otro
sino por la espera perfecta de sus ramas de ángel.

De abajo suben abiertos hacia el cielo
y luego caen
sus extremos, sus tramas vegetales, vencidas como flechas
hacia el suelo.

Paraíso desplegado en plumas o terciopelos verdes
que allá, se enciende,
en el fondo de su corazón
el susurro lento de su savia espesa.

En la tensión secreta de su rugosa piel
está su herida,
huella de una luz cerrada por el mundo,
solo, el pino,
como el hombre herido,
clava su mirada en el arpa infinita de la noche
y no puede escapar ni de la lluvia
ni del viento.

Y se queda callado.

Pero el pino, perfecto, anónimo,
solo como el hombre que sufre,
abre sus manos de remanso
y toca, besa, ama, vive.

Hay silencio.


© Amalia M. Abaria
Foto: Gustavo Tisocco

14 Comments:

Blogger Songo said...

Como diría Manolo García y Quimi Portet:
"Qué bien huelen los pinos/
Cuando el sol los calienta.../"
---
Tu poema me transporta a la pureza natural.

Saludos

8.8.10  
Blogger Mónica Angelino said...

Volver al árbol, hacerse paisaje
!muy bueno!

Besosssssssss

8.8.10  
Anonymous Betty Badaui said...

Ya de por sí el pino nos envuelve con su aroma, coincido con Songo.
Pero hay en tu poema, Amalia, una sucesión de imágenes bellísimas, a mí me transportan a un bosque de pinos que conocí en Flagstaf y me sentía tan pequeña ante tamaña magnitud, ahora sé que lamentablemente las condiciones climáticas incendiaron el bosque y tu poema es tan rico en imágenes que desanduve el tiempo con el recuerdo.
Abrazos
Betty

8.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Bello y cautivante poema sobre la naturaleza y el hombre.
Te felicito, Amalia.
Un beso
Julieta M.

10.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Un clima inmenso, donde el pino es la estrella. Me encanta la sensibilidad, la suavidad para hablar en poesía de algo tan poético, como la naturaleza. Amalia, un precioso trabajo.
Me recuerda a mi pino, árbol lleno de sueños y esperanzas.

Muchos éxitos
Cristian Gentile

11.8.10  
Blogger galáctica said...

La soledad , el dolor, la presencia inmóvil("En la tensión secreta de su rugosa piel está su herida") nos conducen a una zona de intimidad multiplicada por miles de árboles y al secreto, la vida vibrante ("en el fondo de su corazón el susurro lento de su savia espesa ") Se podría decir mucho sobre este poema, su correspondencia con lo humano, sus implicancias ecológicas, etc. Prefiero recalcar su profundo lirismo, su fluída corriente que nos lleva a la zona de la verdadera poesía. Saludos poéticos Irene Marks

13.8.10  
Anonymous Anónimo said...

David Antonio Sorbille dijo...
Magnifica poesía con excelentes imágenes. Es un placer Amalia. Un abrazo.

13.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Buen poema
que nos transporta
a inmensidades
desde graciela abrazo

13.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Intensa comunión con la tierra y el paisaje, muy bello Amalia, te felicito.
un abrazo

Elisa Dejistani

13.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Amalia:Viví el paisaje en tus palabras. Sensibilidad a flor de piel en tu bello poema. Un deleite para los sentidos. Un beso. Miguel Madrid.

17.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Amalia, tu poema me dejó atrapado en la belleza y la tristeza. Estupendo texto. Por lo demás, firmo entusiasmado, el comentario de Irene. Besos.

Jorge Luis Estrella

24.8.10  
Anonymous Anónimo said...

También yo amo los pinos. Ejercen sobre mí una sensación de contemplación tierna y ancestral que puede demorarme horas.
Abrazo
Alicia Perrig

27.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Qué lindo encontrarte en este blog, Amalia!
Tierno y sugerente este poema donde hombre y árbol se conjugan en la sensibilidad de tus palabras-imágenes. UN placer tenerte entre nosotros.
Cariños.
Graciela Bucci

28.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Amalia: bellísimo homenaje a un árbol tan maravilloso, qué sensibilidad poética!!!! Un beso, María Chapp

1.9.10  

Publicar un comentario

<< Home