6.8.10

Poema de Leonor Mauvecin


LA PARCA

Se ha sentado la muerte al borde de mi cama
y me espera.
Lleva la carcajada del amor sobre su frente
y estalla la tarde debajo de su parca.
Me busca
para renovar el eterno silogismo.
Para volverme tierra.
Para mirarme.
Para mirarme a los ojos y reflejarse
y nuevamente mirarme y reflejarse.

© Leonor Mauvecin

25 Comments:

Anonymous Anónimo said...

una apresiación exacta de la muerte que es lo único que no podemos vencer , pero deja pasar el tiempo vive eso es lo justo
un abrazo

maria elena tolosa

6.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Buenísimo Leo...me gustó ese final donde vi a la muerte relamerse. Un abrazo.

Lily Chavez

6.8.10  
Blogger Elisabet Cincotta said...

Y espera allí, sabe que vencerá. Muy bueno
besos
Elisabet

6.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Déjala esperar, pero no le tengas miedo. Ella es, en verdad, la única libertad. Y la confirmación de la vida. Hermosamente terrible tu poema.
Celina

7.8.10  
Anonymous Anónimo said...

A vos ya se te sentó en la cama. Yo tengo uno en el que "una muerte de mala muerte estaba dele wait afuera." Estaba esperando pero en inglés la loca. Tu poema me encantó porque genera un clima distendido y, al mismo tiempo visceral, nìtido, como de presencia real. La imagen final es, como dice Lily, la de una parca bien preparadita. Lamento no recordar quien dijo que "la poesía era la única disciplina que permite conocer a la muerte".
Ya te voy a mandar mis datos para que me envíes lo convenido en el glorioso martes 3. Escucharte es tocar el cielo de tu casa con las manos.
Un fuerte abrazo.

Jorge Luis Estrella

7.8.10  
Anonymous galáctica said...

Leonor: la conciencia de la finitud es propia del poeta que ahonda en ella, como es tu caso. El peso de la lucidez se refleja en este poema, que sabe que se debe "renovar el eterno silogismo". La parte más impresionante de este poema es la transmitidas por estas dos palabras:"me espera", donde se sintetiza la angustia del ser y no ser en el mundo . Saludos poéticos Irene Marks

7.8.10  
Blogger ©Claudia Isabel said...

La muerte es el cierre perfecto de la vida; siempre y cuando tarde en llegar :) no hay apuro...
Muy buen poema!

7.8.10  
Blogger Mónica Angelino said...

Leonor, que manera tan genial de mostrar el final irremediable, esperando, agazapado.

Placer leerte y escucharte.

Besosssssssss

7.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Es tan temida la muerte que me encantó esa frescura que tiene la descripción, si hasta parece simpática al final.
Un abrazo
Betty Badaui

7.8.10  
Anonymous Anónimo said...

ay leonor, podríamos pasarnos horas hablando de la muerte, de esa que está encerrada en los espejos mirándonos, mientras crédulos nosotros llenos del fatídico narcisismo sólo nos vemos sin imaginarnos siquiera que ella se nos caga de risa mientras espera la hora exacta de salir e ir por nosotros
la vida no necesita de los espejos, ellos son obra de la muerte... son sus ventanas, es por donde nos espía... no creés?
el porme tiene una belleza inusual, fascina.
un beso enorme, francisco

8.8.10  
Blogger Mónica López Bordón said...

Muy bueno. Firme y contundente

bss
Mónica

8.8.10  
Blogger Songo said...

Irrefutable y parco, como La Parca,
Saludos Leonor

8.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Leonor
La muerte que describes en tu poema es muy paciente......pero aún así la prefiero lejoosssssss.
Fue un placer conocerte y compartir
Un cariño

Alicia Borgogno

8.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Leonor, el poema es muy bello. Alda

8.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Leonor:
la paciencia de la muerte nos confirma que la finitud de los humanos es cosa de esperarse. Lo que podemos hacer es dar batalla y retrasar ese momento.
Un gusto haber compartido emociones con vos.
Abrazos
Rosa Lía Cuello

9.8.10  
Blogger Laura said...

Me encantó. Esa intermitencia en que nos posee la muerte hasta ser sólo reflejo. Un abrazo.

9.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Leonor: excelente. Un poema circular, sin desperdicio.
Un abrazo. Liliana Lapadula

9.8.10  
Anonymous Anónimo said...

La muerte es un aparte más de la vida...como el nacer...Muy bueno...Any

9.8.10  
Blogger Eduardo said...

Bello poema Leonor sobre esta sombra que nace con cada uno de nosotros, esa compañía silenciosa y temida. Sin embargo tus palabras la contienen con sabiduría y emocionan. Muy bueno y me encantó. Eduardo Chaves

9.8.10  
Blogger fanny said...

Poema elegante como sólo vos Condesa, podés lograrlos.

Pero si por pedir fuera...Ella va a tener que esperar, y bastante.

sensiblemente, Fanny

10.8.10  
Blogger Nerina Thomas said...

Destacable poema.Ni un minuto antes, ni uno después. Nadie muere antes de la víspera.
Un cariño

10.8.10  
Anonymous Sonia Quevedo said...

Leonor:
Maravilloso poema; tiene la verdad en su regazo y enorme el silencio en un abrazo; la soledad la acompaña con sonora carcajada “renovando el eterno silogismo” mientras la parca, inevitablemente llega.
Ahora todos, se encuentran sentados al borde de la cama en eterna vigilia.

Estupendo, vuela la imaginación con sus palabras.

14.8.10  
Blogger claudia tejeda said...

la inevitable, debe estar sorprendida de esta frescura tuya.
Yo diría que Leonor se sentó al borde de la cama de la muerte y la miró. Y la miró.
Y encima le escribió un poema hermoso.
Un abrazo.

14.8.10  
Blogger Leonor Mauvecin said...

Gracias a todos por estos hermosos e inesperados comentarios , claro la muerte no nos es indiferente , pero creo que es (a pesar que nos parezca lo contrario) una mano generosa que nos aguarda a su debido tiempo , como todo en esta maravillosa naturaleza ..y si Claudia , ya son varias las veces que me he sentado al borde de la cama de la muerte y he conversado con ella. Un abrazo a todos Leonor

27.8.10  
Anonymous Anónimo said...

Cara Leonor,
acaso, una manera de exorcizar a la muerte, es no ignorar que es parte de la vida y aceptarla, y jugar con ella al ajedrez, aunque seguramente ella siempre nos dará jaque mate. Muy bueno tu poema. Fue muy lindo conocerte el 3.
Un abrazo

Elisa Dejistani

28.8.10  

Publicar un comentario

<< Home