6.8.10

Poema de Susana Szwarc


OTRA

Ocupémonos de mí, dice la esfinge
y nadie la escucha
acostumbrados todos (¿todos?)
a la simulación
(como si se preguntara).
Sin saber por qué, ¿acaso por su dicción
o por esa lengua suya, huesuda?,
la abrazo.
Una piedad más vieja
que la esfinge
me envuelve.
Comienza ella a derretirse
de mis lágrimas. Y sabe, entonces,
que no quiere abandonar lo que conoce.
Se vuelve hacia mí. Me empuja
con los huesos de su única lengua (mojada).
Afirma: “ París era una fiesta”
y yo, curada de espanto, insisto
hacia las aguas
nunca demasiado ajenas
del riachuelo.

© Susana Szwarc

6 Comments:

Blogger Elisabet Cincotta said...

Tiene un dejarse ser este poema tan metafóricamente expresado.

besos
Elisabet

6.8.10  
Anonymous Anónimo said...

El recurso interrogativo nos hace sentir a los lectores más cerca de este poema-drama que resuelven las aguas del riachuelo. Muy bello cuando dice: "Una piedad más vieja que la esfinge me envuelve".Rubén Vedovaldi

7.8.10  
Blogger Mónica Angelino said...

Es que lo que es de uno tira y tira.Coincido con Rubén Vedovaldi.

Besossssssssssss

7.8.10  
Blogger fanny said...

Ah, lo bueno de ser todas en nosotroas, es oder recuperarnos a canto y tanto respuestas tal preguntas.

Desde este yo/ ella activo, te saludo Szwarc.

Sensiblemente, Jaretón

10.8.10  
Blogger Eduardo said...

Susana
hermoso poema, sugerente en su contexto donde hay una otra que muy bien puede ser la misma.
Hay maestría en el lenguaje y en su profundo sentido. Me encantó. Eduardo Chaves

11.8.10  
Blogger Máximo Ballester said...

Excelente. La verdad me encantó. Y el final es genial. Un abrazo.

12.8.10  

Publicar un comentario

<< Home