9.8.10

Poema de Martín Jiménez Guerra


Lo que queda de mí

El efecto lateral de extrañarte
se acurruca entre el vacío a mi izquierda
y lo que queda de mí del otro lado.
En cada luna me analiza con su mirada
verde, brillante, insidiosa
y cree derrumbar aquel muro de nubes
que creció como una rosa huérfana de manos.
A veces siento el viento de tu voz
dándole oxígeno a mis sueños.
Otras tantas abrazo tu ausencia
como aquella hoja que se aferra a la vida
para luego suicidarse en Otoño.
La ironía de la última metáfora me hace gracia,
entonces lloro.
Es imposible esquivar los recuerdos,
matar al olvido
y enterrarte de mi memoria.
Es absurdo querer hacerlo.


© Martín Jiménez Guerra

6 Comments:

Blogger Mónica Angelino said...

Marín, mi aplausoooooooo, te sigo aplaudiéndo!

Besosssssss

9.8.10  
Blogger Laura said...

emotivo y profundo. Un abrazo Martin.

9.8.10  
Anonymous Anónimo said...

"...como una rosa huérfana de manos..." Bellísimas tus imágenes y bellísimo tu poema, Martín.
Aplausos y un gran abrazo
María Rosa León

10.8.10  
Blogger Nerina Thomas said...

Cuánto amor y tan sentido!! Como pocos.
Un cariño

10.8.10  
Anonymous Roxana Palacios said...

un poema lleno de honestidad, me encantó. Gracias!

11.8.10  
Anonymous Anónimo said...

"...creció como una rosa huérfana de manos". Me gustó
Abrazo
Alicia Perrig

12.8.10  

Publicar un comentario

<< Home