7.10.10

Poema de Adriana Maggio



El cuerpo social

El pie insaciable del abuso.
La sangre encrespada del enojo.
El vientre desolado del hambre.
Las vísceras hediondas de la corrupción.
El pecho henchido de la vanidad.
La espalda gris de la indiferencia.
El codo encallecido de la mezquindad.
Los brazos inmóviles de la desocupación.
El hombro despojado de la soledad.
La piel sutil del cinismo.
El puño cerrado de la violencia.
La mano tendida de la pobreza.
El dedo insoluble de la discriminación.
Las uñas agudas de la estafa.
El cuello azorado de las deudas.
La cabeza desértica de la ignorancia.
El perfil borroso del encubrimiento.
La nariz aguzada de la sospecha.
El aliento caústico de la mentira.
La boca sellada de la confabulación.
El ojo ruin de la injusticia.
La frente estrecha de la ineptitud.
El labio habilidoso del engaño.
LOS COLMILLOS AFILADOS DEL MUNDO.

© Adriana Maggio

21 Comments:

Blogger Avesdelcielo said...

¡Ay salgo lastimada del poema ! No porque no supiera de lso colmillos, pero la palabra tan vívida me sacudió entera.
Felicitaciones por poner las letras al servicio de los que no sólo no tienen voz, sino que tampoco se los mira y se los reconoce.
MARITA RAGOZZA

7.10.10  
Anonymous galáctica said...

Adriana: si hay un retrato de la injusticia y de sus cadenas es éste. Claridad diametral, palabras incisivas, realidad desgarradora, que por desgracia no es imaginaria sino parte del día a día. La lucidez de tu voz es imprescindible para que puedan corregirse estos males milenarios, que creo , sí, creo firmemente van a cambiar en esta era de Acuario. Con cariño poético Irene Marks

7.10.10  
Blogger José Manuel said...

No puedo pasar por alto este poema tan humano que tanto denuncia. Es, repito, tan humano, que duele. Duele porque nos dice, nos grita, lo que a veces callamos. Duele porque nos confronta con la realidad de nuestra inhumanidad. Duele porque nos sacude de nuestra zona cómoda y nos conmina. Duele por lo hermoso del coraje con que ha sido escrito. Abrazo este poema.

José Manuel Solá
[Puerto Rico}

7.10.10  
Blogger Eduardo said...

Adriana
doloroso poema pero necesario. Gracias poeta y humana como nadie que has elegido hablar de aquellos a los que no siempre guardamos en la memoria. Generosa y realista, eres una poeta completa.
Eduardo Chaves

7.10.10  
Anonymous Anónimo said...

Bécquer escribió que mientras exista una mujer hermosa, habrá poesía. Con Adriana recordamos que mientras siga habiendo en el mundo todo esto que este poema señala, no habrá belleza, no habrá verdad, justicia, paz, libertad, dios. Para eso baja la poesía del Olimpo, para recordar, a gritos, que no hay presente ni hay futuro.
Rubén Vedovaldi

7.10.10  
Anonymous Anónimo said...

Querida Adriana:
Lastima duele muerde.
Pero es necesario y valiente
aplaudo

desde graciela abrazo

7.10.10  
Anonymous Anónimo said...

Adriana:

Enfermo y doloroso cuerpo. Nefastos creadores del mismo somos. Debe haber una esperanza.

Un abrazo

Carmen Amato

7.10.10  
Anonymous Anónimo said...

La realidad espanta y la imagen es fiel reflejo de eso.
Un abrazo estremecido

Alicia Borgogno

7.10.10  
Blogger diana poblet said...

Ante LOS COLMILLOS AFILADOS DEL MUNDO, tu palabra. La palabra, nuestra única arma, posible. La única realmente efectiva a través de los siglos.
Con mi abrazo.

7.10.10  
Blogger ©Claudia Isabel said...

los colmillos afilados del mundo...cruel, duro, real...
Muy bueno!

7.10.10  
Anonymous Anónimo said...

Varias veces cerré los ojos ante las imágenes (la gráfica y las literarias)que me devolvía la pantalla. Pero terminé con los ojos abiertos, bien abiertos aunque carcomido por el dolor y el absurdo. Y eso que uno sabe lo que sucede y hasta ha escrito sobre eso pero este texto tiene la increíble cualidad de movililizarnos más allá de todo lo previsto. Gracias, Adriana, por la ética y la elevación de tu Palabra.

Jorge Luis Estrella

7.10.10  
Anonymous Anónimo said...

Adriana: Tu poema es un grito de denuncia que conmueve y desgarra pero que debería oírse hasta los confines del mundo.
Cuánta profundidad en tu voz y cuánta belleza en la factura.
Aplausos, bises y besos
María Rosa León

7.10.10  
Anonymous betty badaui said...

Adriana, una sacudida cada verso, te felicito porque hay que gritarlo, leerlo y comentarlo.
Un gran abrazo
Betty

7.10.10  
Anonymous Anónimo said...

Tu poema ilustra tan bien esa foto increíble y duele tanto o más que la foto... pero habría que inventar palabras ante tanto dolor, ante tanta miseria... y subleva el derroche, y subleva la soberbia, y subleva la rapiña y el descontento y la ambición y subleva la impotencia, y la prepotencia y la vanidad, y cerramos los ojos para no ver... Qué poema ! Inolvidable y duro, si da ganas de pedir perdón... por hacer tan poco, o tan nada.
Celina

8.10.10  
Anonymous Anónimo said...

Adriana: muy fuerte en realidad tu poema, tan bien plasmado!! El hombre que se devora a sí mismo, la avaricia, el poder, la codicia y el afán imperialsta que siembra tanta desigualdad!
Excelente!!
Un enorme cariño.
Mirna Celis.

8.10.10  
Anonymous Anónimo said...

David Antonio Sorbille dijo...
Un poema que desgarra la piel del mundo. Impresionante!.

8.10.10  
Anonymous Anónimo said...

Querida Adriana, Señora de la Gran Poesía, cuánta sensibilidad, cuánta garra, cuánto dolor, cuánto compromiso con la palabra,compromiso con los que sufren, aplaudo de pie!!!!! Un besote, María Chapp

8.10.10  
Anonymous Anónimo said...

Adriana:

Muy bien. Es una denucia y un grito que no debían nunca cesar .
Es un poema muy duro, pero necesario.
La desgracia y el olvido en la corrupción.
Saludos, Camilo

10.10.10  
Blogger Elisabet Cincotta said...

Duele el poema tanto como la realidad.

besos
Elisabet

10.10.10  
Anonymous Anónimo said...

Así Adriana, hasta que el ciego pueda ver, hasta que el indefenso sea liberado de nuestra indiferencia, hasta que la luz no cubra con su moho nuestros cadáveres, hasta que salga nuestro egoísmo de su cloaca miserable. Bravo por tí, alguien tiene que decirlo! Mira ahora cuantos hemos volteado a verte...

ALVARO BALTAZAR CHANONA YZA.

11.10.10  
Blogger Máximo Ballester said...

Tremendo y arrollador. No sé que más decir, lo dijiste muy bien vos. Un abrazo.

15.10.10  

Publicar un comentario

<< Home