26.10.10

Poema de Susana Rozas



Poema VI

No muestres
el contagioso
aliento del otoño...
-----------------------------------
La inmovilidad

llenó las manos espantadas.

© Susana Rozas

8 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Susana: ese poder de síntesis, a veces apabulla.
Eleonora marín

26.10.10  
Blogger Nerina Thomas said...

Bella brevedad en tus versos, con gran nostalgia.
Cariños

26.10.10  
Blogger Mónica Angelino said...

No muestres nada, así quedate inmovil poesía.

Besosssssssss

28.10.10  
Anonymous Anónimo said...

¡Cuánto, cuánto contenido en sólo unos breves versos, Susana!
Una obra maestra. Da vero!
Aplausos, bises y besos
María Rosa León

29.10.10  
Blogger fanny said...

Y un crujir de huesos, ah de esta nervadura, nos rescata inmensamente vivos.

Sensiblemente, Fanny

29.10.10  
Anonymous Anónimo said...

Qué bueno en tan pocos renglones...esas cosas ocultas de las mujeres.
Fernando Tejedo

31.10.10  
Blogger Juan Carlos Rodríguez said...

Y es verdad que la poesía comienza a latir, y concluye, cuando el otro, el lector, digiere palabras, alimenta rumores.

31.10.10  
Blogger Eduardo said...

Susana
sorprendente poema que es un relámpago de luz y de asombro. Genial en su estructura y profundo en su significado que queda flotando en la memoria mucho tiempo después de haber leído la página- Eduardo Chaves

4.11.10  

Publicar un comentario

<< Home