26.10.10

Poema de Susana Szwarc


ENCUADRE

-No queda ni una gota en el mundo-le digo
y él se desnuda completamente,
abre las ventanas y no es que quiera exhibirse,
es que la ropa le pesa
más que el cuerpo. O el infinito se le parte.

Lo veo haciendo un gesto,
llamar a otro, hablarle al cónsul (y
el cónsul, bajo el volcán, contento).
Ven pájaros dobles, fabulosos. Equivocan
sus nombres pero no matarían a los pájaros.
Ven el pubis de la mujer del cuadro,
los tienta, por eso se visten.
(¿Cómo recordaron la propia desnudez?)
(¿Cómo supieron bajar las escaleras, llegar
al lugar justo?).

La mujer del cabaret –tan distinta
a la del cuadro –se abraza a la barra
como a la resina de un árbol.

Los animales fabulosos engullen palabras
de carne. Y más bocados a la tormenta.

© Susana Szwarc

8 Comments:

Blogger Nerina Thomas said...

Destacable poema.
Felicitaciones!!
un abrazo

26.10.10  
Blogger Eduardo Espósito said...

Me gusta tu poema Su. Bella la atmósfera que se respira, y potente además. Gracias!

27.10.10  
Blogger Mónica Angelino said...

Quiero más bocados para seguir leyendo!

Besosssssssss

28.10.10  
Anonymous Anónimo said...

"...la ropa le pesa más que el cuerpo... el infinito se le parte..."
¡Me encantó tu poema, Susana!
Bella conjunción de imágenes fabulosas en una verdadera pintura con palabras.
Aplausos y besos
María Rosa León

29.10.10  
Blogger fanny said...

Pude ver el cuadro de los dos lados; el cuadro y el puente, asi nuestra existencia.

Sensiblemente, Fanny

29.10.10  
Anonymous Anónimo said...

Extraño texto poético, que nos rodea de una atmósfera descripta con pujanza, cautivante.
Felicitaciones, Susana
PILAR ROMANO

29.10.10  
Anonymous Anónimo said...

¿Hacer un comentario? ¿Cómo decir, sin adjetivar, lo que me dice y sigue diciendo este ENCUADRE?.Rubén Vedovaldi

2.11.10  
Blogger Eduardo said...

Susana
bellísmo texto, más que un poema. Creo que has logrado un cuadro que pintado con imágenes impresionantes nos sumergen en un espacio surreal y fantástico, sin embargo, su realidad persiste, se muestra y nos invade los ojos y el alma. Eduardo Chaves

4.11.10  

Publicar un comentario

<< Home