5.11.10

Prosa de Elisabet Cincotta


HUÍ DE MÍ

Me huí esa noche, me huí de mí, del intrincado pensamiento de la rosa moribunda, del sol que despedía a la soledad. Me fui sin mirar la gota de rocío que algún pasado traía diariamente.
Caminé rescoldos de amores doloridos, de latidos ingenuos, de fugaces sueños de victoria.
Corrí cuando supe que ya no estaba en mí, evité manos sangrantes que pretendían aprisionarme. Entonces nuevamente, huí del otro lado de mí. Quise retornar para encontrarme. Nunca debí haberme huido, sin embargo allí estaba, incienso y neblina, fantasma y obscenidad, rito y silencio.
Respiré, entronicé a algún dios, prometí... ningún argumento validó el deseo.
Estaba allí y me veía desde la realidad de la mentira de ser... ya no existía.


© Elisabet Cincotta

25 Comments:

Blogger Rolando Revagliatti said...

!"Nunca debí haberme huido..."!

r. r.


________________________________

5.11.10  
Blogger Mónica Angelino said...

Como a Rolando, ese "nunca debí haberme huido" se elevó por encima del poema, más poema.

Besossssssssssss

5.11.10  
Anonymous Anónimo said...

¡Cuántas veces uno tiene la tentación de huir de sí! Poema doloroso y bello con esa frase estelar que lo resume todo. Un beso enorme.

Jorge Luis Estrella

5.11.10  
Blogger ©Claudia Isabel said...

Eli, muy bueno tu poema; tantas veces nos pasa, verdad? y cuantas nos perdemos
Un abrazo

5.11.10  
Anonymous Anónimo said...

David Antonio Sorbille dijo...
Querida Eli, te felicito por la notable significación de tu prosa tan cercana a todos nosotros. Un abrazo.

5.11.10  
Blogger Tony said...

Huir de nosotros mismos, aunque sepamos que eso es imposible. Muy bien descripto en tu poema. Abrazos. Antonio.

5.11.10  
Blogger ALICIA CORA said...

Toda huída conlleva a pensar que aquél que huye no vuelve pero este no es el caso ya que volvió arrepentido, y se dió cuenta de que la nada y el desamor habián justificado la huída. Precioso poema, un beso de Alicia Cora.

5.11.10  
Anonymous Silvia said...

Huirse y encontrarse ya no siendo, Elisa, y mirarse las manos como quien hojea un diario viejo que cuenta nuestra historia. Bella tu prosa tan cercana, y también dolorosa, pero viva. Gracias, Elisa, un beso!
Silvia

5.11.10  
Anonymous Betty Badaui said...

Es una prosa significativa y a la vez poética, enaltece la palabra.
Un abrazo
Betty

5.11.10  
Blogger Xenia.Mora said...

Mi querida Elisa:
¡ Profunda tu prosa poética!!!
Cuántas veces huimos de nosotras mismas!. Pero así es el laberinto de los sentimientos entrelazados con las soledades.
¡ Mis felicitaciones, conoces muy bien el entramado del alma!
Abrazos grandes
Xenia

6.11.10  
Anonymous Anónimo said...

Querida Eli: Maravilloso poema! ¡Cuántas veces queremos y nos separamos de nosotros! Es una realidad que al regreso todo cambió...pero en algún rincón nuestra esencia sigue latente.
Un beso enorme!
Mirna Celis.

6.11.10  
Blogger Eduardo said...

Elisabet
bello texto que conmueve por su sentido tremendo de escapar sin salida. Es poético y al mismo tiempo contiene una historia que no se cuenta pero que se insinúa. Muy bueno. Eduardo Chaves

7.11.10  
Blogger Máximo Ballester said...

Con un ritmo precioso y como si me lo dijeras al oído. Hermoso, Eli. Un beso.

7.11.10  
Anonymous silvia loustau said...

Me conmociona, ese tratar de huir y sentir que qu no hay manera. Exelente
Un abrazo,

SilviaLoustau

7.11.10  
Anonymous Milagros Rodríguez said...

Excelente juego de opuestos.

8.11.10  
Anonymous Anónimo said...

Elisabel:
Es una prosa poética sutil y bonita.
Se mueve en dos potentes puntales del mundo, emtre el sufrir y el espacii de la belleza.
Te saludo, Camilo

8.11.10  
Blogger Marcelo Luna said...

Querida Ely:
Ambigua prosa poètica...para romper lùcido con la cordura y entrever la otra dimensiòn de nuestro existir.
Besos
Marce

8.11.10  
Blogger Elisabet Cincotta said...

Gracias, Gus por el posteo y la imagen maravillosa.
Gracias a cada poeta por detenerse en esta prosa y comentar.

abrazos
Elisabet

9.11.10  
Anonymous Anónimo said...

Huir sin mirar atrás para verse desde adentro y por fin encontrarse...
¡De antología, Eli! Un golpe certero al corazón.
Aplausos, bises y besos
María Rosa León

10.11.10  
Anonymous Anónimo said...

Cómo se hace, Eli? Tantas veces quisiera perderme y no encontrarme más...
¿Duele mucho, verdad? Pero qué duele más, ¿huir, no huir, no poder volver?
Ayy, cuánto me has dejado pensando con tus reflexiones...
Un abrazo enorme
Celina

10.11.10  
Blogger Nerina Thomas said...

Tantas veces se huye y siempre se vuelve, porque ser adulto es eso: continuar.
FELICITACIONES !!!
Bello poema.
un abrazo

10.11.10  
Anonymous Anónimo said...

Ay El:
Esta maravillosa y fuerte prosa
es lo que siento hace un tiempo
como si la hubieras escrito para mí.
Sí huir
pero ¿Dónde?
y volver pero ¿cómo?
desde graciela abrazo

11.11.10  
Blogger claudia tejeda said...

Este poema es un rosal, fragante de imágenes y pródigo de espinas.
Duele y perfuma...
Her-mo-so.

Claudia

12.11.10  
Anonymous Anónimo said...

poema que cruza cualquier muro, imposible de parar, imposible de no ser doblegado por él!
delicioso
gracias
francisco

12.11.10  
Anonymous Anónimo said...

Me conmovió tu texto porque expresa una realidad que experimenté, huyendo me perdí pero regresé con soles diferentes y una misma esencia.Lo recibo como un regalo. Abrazos
Maria Cristina Fervier

20.11.10  

Publicar un comentario

<< Home