4.1.11

Poema de Elvira Alejandra Quintero


El olvido

OLVIDA la infancia, el limbo.
La loma intensa y fría bajo la niebla de los amaneceres.
El patio florecido donde aprendiste a dibujar las palabras.

Olvida al niño que te habló en la oscuridad de una mañana de invierno y desvistió ante sus ojos y los tuyos su cuerpo, mostrando inconsolable su pregunta.
Dejándote sin respuesta.

Y olvida el desastre de la segunda infancia, la más sola, la que aún habitas sin lograr atravesar el umbral, la que te hace decir rebeldes palabras rebeldes y no sofocar jamás tu inquietud.

Esta es la segunda infancia.
Aquí la angustia se hace más pura y el pasado más incierto.
Y la resolución de cambiar el universo agita tu aliento.
Y tus amores te llevan hasta el fondo hasta la cima, e instruyen tu alma segundo a segundo en la sabiduría de la muerte.

© Elvira Alejandra Quintero

7 Comments:

Blogger diana poblet said...

Metafísicamente impecable Elvira. Me encantó tu poema, tiene cierta tranquilidad, equilibrio, es un poema que cobija el alma.
Con mi abrazo.

4.1.11  
Anonymous Milagros Rodríguez said...

Elvira " subir y bajar" el eterno destino del hombre Todos somos ese Sísifo, luchando es cierto por alcanzar sabiduría ¡Hermoso poema!
FELIz 2011 !!!!

4.1.11  
Blogger Mariasilvia said...

"...olvida al niño que te habló enla oscuridad de una mañana de invierno..."
¿Será que l@s poetas siempre andan pidiendo imposibles? ¿será que la poesía existe por losa imposibles?

4.1.11  
Anonymous Anónimo said...

Elvira me encantó, también como le sucedió a Diana me inspiró tranquilidad, equilibrio, condené al pensamiento que recordara la primera infancia, la segunda. Tal vez sea como dices ....

Lily Chavez

4.1.11  
Blogger Elvira Alejandra Quintero said...

Gracias por los comentarios, amigas poetas, sus palabras son luz para seguir escribiendo!!

5.1.11  
Anonymous Anónimo said...

Alejandra:
Un poema maravilloso,realmente de una vision poetica profunda,con frases que sorprenden por su belleza....Como siempre es un placer leerte..
Leonardo Herrmann

8.1.11  
Blogger Adriana said...

Me gustó mucho la primera parte del texto, que, para mí, termina en "Dejándote sin respuesta", y que está teñido de incertidumbre. A partir de allí comenzaría otro poema, con ciertas respuestas. El clima es de poética melancolía. Muchas gracias. Adriana Maggio

12.1.11  

Publicar un comentario

<< Home