8.1.11

Poema de Jorge Boccanera



La selva es lo inminente, eso que está por
...desencadenarse.
Es lluvia detenida. Espuma a punto de plumaje.
Urgencia.
Estar y devenir en una misma boca.
Lo que se viene. Pronta. Y se va a desatar.
Telegramas que ruedan por el aire.

Mi oficio es recibir eso que vive de anunciarse.
Ser la rama de aquello que no se posa nunca.

© Jorge Boccanera

15 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Voy a decir algo querido Jorge que tal vez sea o no acertado. Me sucede con autores de tu talla, de mucha trayectoria que han escrito tanto y tan bien, que a veces siento pueden darse el lujo de disparar sus palabras al centro de un juego.No siempre lo que sale me gusta. En este caso el poema me deja maravillada, sintiendo tu oficio en cada verso y todo lo que ellos dicen me inducen a la reflexión, es un poema muy fuerte, muy potente. Felicitaciones y mi admiración.

Lily Chavez

8.1.11  
Blogger claudia tejeda said...

Me maravillo en tus anunciaciones, en la traducción de esos telegramas que ruedan en el aire y en tu oficio de poeta...
Un abrazo

8.1.11  
Blogger Eduardo said...

Jorge
estoy maravillado por este poema tuyo que habla de algo tan inasible como es la pulsión de la poesía. Estar en un estado de alta expectación, atento al misterio que nunca termina de revelar su mensaje.
Magnífico. Eduardo Chaves

8.1.11  
Blogger Liliana said...

Coincido totalmente con Eduardo. Estoy conteniendo el aire, expectante.

8.1.11  
Blogger Mónica Angelino said...

Somos la selva y que suerte que vos puedas recibir y transmitirnos eso que vive de anunciarse.

Saludossssssss

8.1.11  
Anonymous Anónimo said...

Darle lugar a lo que no se posa nunca, percibirlo, respirarlo, soltarlo...la poesía permite integrar el relámpago...gran poema!! gracias!! María Chapp

9.1.11  
Blogger Juan Carlos Rodríguez said...

Notable belleza. Gracias por tanta luz.

9.1.11  
Blogger Nerina Thomas said...

Qué nivel amigo!!
Siempre tan preciso y con tanto vuelo!!
Un abrazooooooooo

10.1.11  
Blogger Anamaria Mayol said...

Un poema intenso como esa selva llena de imagenes .Me encantó ...Un abrazo Anamaria Mayol

11.1.11  
Blogger Adriana said...

El poeta como intermediario de lo inefable, ¡qué bello! Me dejó una profunda huella tu poema, Jorge, especialmente esos dos flechazos finales. Muchas gracias por tu poesía. Un beso. Adriana Maggio

13.1.11  
Anonymous Sonia Quevedo said...

Ha sacado lo recóndito de tu alma, como tormenta en el Pacífico cuando se encuentra en “puja” reventando contra los acantilados.

Enorme impacto genera su poema.

14.1.11  
Anonymous Anónimo said...

HACER UN COMENTARIO sobre un poema de tal magnitud, y encima sin título sin dudas es un compromiso total, lo leo y lo intuyo exactamente como la nececidad de expresión del poeta
UN gusto leerlo
Anahí Duzevich Bezoz

16.1.11  
Anonymous Anónimo said...

estoy impresionado! delicioso, disparador...
las palabras sobran...
gracias por compartirlo
francisco

25.1.11  
Anonymous Anónimo said...

Bello poema, sereno, intenso, sugestivo. Me gustó.
Claudio Simiz

25.1.11  
Anonymous Anónimo said...

Debe ser extraordinario el momento de gestación de un poema tan pleno. Para las que no escribimos, es un misterio. Pienso que su poética está llegando a las cumbres; siempre me interesaron sus textos, pero los últimos me parecen estar en otra dimensión.

CARMEN GOMEZ

29.1.11  

Publicar un comentario

<< Home