8.1.11

Poema de Silvia Rodríguez Ares


Cenizas

Llueven
cenizas
en la cara
del adiós

caen

las razones
a un lado

el viento

pasa

la noche

no.

© Silvia Rodríguez Ares

10 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Y sí Silvia, el viento pasa puede llevarse cenizas, lo que cae al lado pero siempre, la telaraña es la noche. Un abrazo.

Lily Chavez

8.1.11  
Blogger Mónica Angelino said...

Eterna noche del poema. Muy bueno.

Besosssssss

8.1.11  
Anonymous Anónimo said...

poema de la inmediatez y la intensidad de un instante ,semejante en la intención al destello de un haiku,muy bueno
Marizel Estonllo

9.1.11  
Anonymous Anónimo said...

La noche, sí, la noche, ese momento en que aparecen nuestros fantasmas... dice mucho más tu poema que lo que pareciera decir...
Triste y real...
Celina

9.1.11  
Blogger Juan Carlos Rodríguez said...

Intenso. Hermoso. Movilizador.
Gracias!

9.1.11  
Blogger Nerina Thomas said...

Gran descripción.
Profundo poema.
un saludo afectuoso

10.1.11  
Blogger Elisabet Cincotta said...

Y la noche ahonda la soledad

besos
Elisabet

11.1.11  
Anonymous Sonia Quevedo said...

Cuando es profunda la tristeza, se eterniza en la noche que atrapamos en la mente.
Gran poema.

14.1.11  
Blogger Máximo Ballester said...

Con tu sello, y con un final certero, triste pero hermoso. Besos.

21.1.11  
Anonymous Anónimo said...

La noche eternizando la tristeza del adiós. Bello y contundente, querida amiga.

Jorge Luis Estrella

25.1.11  

Publicar un comentario

<< Home