25.2.11

Poema de Irene Gruss


UNA TARDE

El sol está
como una mancha en el vestido de la muerta
Nadie se atreve a desnudarla
Nadie dice nada del escalofrío morado
de la casualidad absurda
sobre el mar, esta tarde.

© Irebe Gruss

17 Comments:

Blogger Eduardo Espósito said...

Sos una gran poeta, es resto es literatura...

25.2.11  
Anonymous Anónimo said...

Claro que sos una gran poeta, pero para mí, para el deleite propio empecé el poema con "Nadie se atreve a desnudarla /Nadie dice nada del escalofrío morado /dela casualidad absurda / sobre el mar, esta tarde" Guau....

Un abrazo.

Lily Chavez

25.2.11  
Anonymous Anónimo said...

Irebe,con tan pocas palabras creas un clima tan desgarrador...eso es poesía,la belleza en lo estético,la carga emotiva y la economía de palabras...muy bueno!!!
Leonardo Herrmann

25.2.11  
Anonymous Milagros Rodríguez said...

Muy bueno el poema y muy buena la elecciòn de la fotografía que lo acompaña

25.2.11  
Anonymous Anónimo said...

Muy bueno.
Abrazo
Alicia Perrig

25.2.11  
Anonymous silvia loustau said...

una tono casi trágico en tan breve poema.

Afectuosamente

SilviaLoustau

25.2.11  
Anonymous Anónimo said...

Cada metafóra se siente un halo tragico,muy bueno
Marite

26.2.11  
Blogger Rosa Lía said...

Irebe,el silencio y lo trágico, lo breve y lo profundo. Maravilloso poema.
Abrazos
Rosa Lía

26.2.11  
Anonymous Anónimo said...

Bueno, bello y profundo, tu poema, Irene.
¿Qué más se podría pedir?
Aplausos y besos
María Rosa León

26.2.11  
Anonymous Anónimo said...

un instante tragico.Muy Bueno Irebe
Abrazos
S.Roberts

26.2.11  
Blogger Nerina Thomas said...

Duro poema, realidad plasmada en tus versos, verdad de tantas veces vivida.
Esto es poesía.
Abrazo

27.2.11  
Blogger Mónica Angelino said...

6 versos y toda la belleza en imágenes.

Besossssssss

28.2.11  
Anonymous Silvia said...

Precioso! Sólo me atrevería a contemplar la belleza del poema, sin agregar nada más. Felicitaciones, Irene
Silvia

1.3.11  
Anonymous Anónimo said...

El mar que en ciertos poemas alude a la vitalidad, el proceloso mar, el que ofrece o al que le saqueamos la riqueza ictícola; el lugar mitológico de Afrodita con su oleaje de semen de la fecundidad promisoria, otras veces hace oximoron con el cadáver de una mujer, el cuerpo de las vidas y la muerte del cuerpo en una dialéctica trágica. Puede ser aquella enamorada, personaje de Shakespeare flotando en la muerte, un personaje de cierto cuento de Cortázar, el final de Alfonsina o una metáfora que va más allá y viene más aca. Poema inquietante, con el que nos sigue sorprendiendo la Gruss. Rubén Vedovaldi

1.3.11  
Anonymous Anónimo said...

la tragedia y la muerte ¡que triste poema¡

maria elena tolosa

4.3.11  
Anonymous Anónimo said...

Este poema es pura sugestión, con ese regusto a Shakespeare tan inconfundible. Irene, es una muestra más de su tan especial poesía, que segumos desde hace años con creciente admiración. Gracias.

CARMEN GOMEZ

22.4.11  
Anonymous Anónimo said...

Irene es una grosa total! tengo la piel de gallina. Gracias!
Ale Mendez.

5.3.13  

Publicar un comentario

<< Home