13.2.11

Poema de Liliana Varela


ABANDONO

Tapié ventanas y puertas
para que no huyera,
y ella escapó.

Quizás siempre estuvo fuera
mientras mi supina ignorancia
besaba sus miembros de oro
bajo el óxido del descuido.

La abandoné.
Orfané sus sueños
en algún equívoco rapto de razón.

La bauticé sin nombre
en la espera de un masónico sacramento
-que jamás sucedió-.

Olvidé su aroma cercenando el olfato
que nos unía.

Hoy, mis torturados brazos
no logran alcanzar su sombra,
la amplitud de mis cuerdas
no interfieren las suyas.

En este presente negado a ser continuo,
Ella es la libre, la original.
Yo, sólo el calco de un pretérito perfecto.

Un minotauro sin Teseo.

© Liliana Varela

9 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Y mirá que ponerte al lado de Jorge Figueroa hasta en la página, como si no fuera poco las fotos que te sacás con él, ja ja....vamos al poema, me impresionaron los torturados brazos no pudiendo alcanzar la sombra , muy bueno eso tocaya. Te mando un beso. Me encantó la imagen.

Lily Chavez

13.2.11  
Anonymous Anónimo said...

no poder ser lo anciado , lo soñado , no alcanzarce a uno mismo ¡ que real¡

maria elena tolosa

15.2.11  
Blogger Mónica Angelino said...

Mis brazos torturados no logran alcanzar su sombra.
!qué imagen!

Besosssss

18.2.11  
Blogger claudia tejeda said...

Hermoso tu poema, Lili, pleno de imágenes.
Abrazos

19.2.11  
Blogger lauravazquez said...

Qué poema amiga!!
profundo y qué frazos los tuyos!!
Beso y feliceces vacaciones
Cariños

20.2.11  
Blogger Tony said...

Andale Lily, fuerza y más fuerza, con los brazos abiertos y los dientes apretados de nostalgia. Bella poesía. Besos. Antonio.

21.2.11  
Anonymous Anónimo said...

¡Bien, muchacha, usted puede! Buen poema y algunas metáforas estupendas.
Besos y abrazos con todo mi cariño.

Jorge Luis Estrella

24.2.11  
Blogger Xenia Mora Rucabado said...

Querida poeta Liliana:
Muy buenas imágenes de un abandono sacrificado, casi extenuado el abrazo por alcanzar su sombra.
Poema con claras imágenes y muy logradas metáforas.
Un abrazo
Xenia

25.2.11  
Blogger Daniela De Angelis said...

Vigoroso en la temporalidad fatal que preludia ese final intenso...
Una suerte de golpe, ésos donde "...todo lo vivido se empoza,
como charco de culpa, en la mirada..." -C. Vallejo-
Bellísimo en el grito doliente, Liliana.
Mi Abrazo,

3.3.11  

Publicar un comentario

<< Home